Ignora

Todos los días ignoramos a gente, mensajes, etc. 

Yo personalmente ignoro ciertos emails, en especial los que hablan de cosas cursis, o los que me piden reenviar el mensaje a toda mi lista de contactos pues de esa forma Microsoft donará un centavo por cada persona a la que lo reenvíe (lo cual, por cierto, es ilegal).

Sin embargo, hay personas y mensajes que no podemos ignorar. Si el jefe te pide estar a las ocho de la mañana en la sala de juntas, será mejor que estés allí. Si el profesor dice que todas las preguntas del examen final están en la guía que te está entregando, será mejor que no pierdas esa hoja de papel.

La Biblia hace varias afirmaciones que, de ser ciertas, no podemos ignorar. Por ejemplo, en el evangelio de Juan dice,

"El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas" (Juan 3:18-19).

De acuerdo a este pasaje, con respecto a Cristo, solamente hay dos opciones: creer o no creer. No hay medio. O crees, o no crees.

Cristo dijo, "Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí".

Jesucristo, en esta declaración, está siendo exclusivo. Él dice ser tres cosas: el camino; la verdad; la vida. Y la segunda parte asegura que nadie, absolutamente nadie, tiene acceso al Dios a menos que sea a través de Él.

Cristo dijo, "Yo y el Padre uno somos" (Juan 10:30). Al decir esto, la gente a su alrededor quería apedrearlo. Le dijeron: "Por buena obra no te apedreamos, sino por la blasfemia; porque tú, siendo hombre, te haces Dios" (10:33).

¿Es Cristo era un megalomaniaco sediento de adoración? Al final todo depende de si Cristo está siendo veraz. Con las cosas que Él dijo, Él no puede solamente ser un "buen maestro", porque ningún buen maestro dice ser La Deidad.

Como propuso C.S. Lewis en su libro, Mero Cristianismo, Cristo es una de tres cosas:

  1. Un lunático: Jesús no era Dios, pero él pensaba serlo.
  2. Un mentiroso: Jesús no era Dios, y lo sabía, pero mintió y dijo que lo era.
  3. El Señor: Jesús es Dios.
Así que… ¿quién es Jesús? La Biblia es clara: es el Hijo de Dios. El Verbo. Dios el Hijo. Él merece ser adorado, pues es el Creador. Cristo manda que todos se arrepientan de sus pecados, y que crean que Él murió en la cruz para pagar por los pecados de individuos.

La Biblia dice que si te arrepientes y crees en Él como Señor y Salvador, tu destino no será el castigo eterno en el infierno, sino una vida transformada y vida eterna. Serás un miembro del Reino de Dios, un coheredero con Cristo.

Hoy puedes convertirte en un seguidor de Cristo. O puedes ignorar este mensaje.