Párrafos

Como escritor, hay párrafos que leo y recuerdo que me encantó haberlos escrito.

"Mi Mesías" es hasta ahora la novela más larga que he escrito. Me tomó cinco largos años terminarla, ya que la escribí mientras estaba en el seminario.

Quiero compartir una de las muchas partes que me gustan de la novela. Esto es del capítulo 15. Espero que le guste.

--::--

Seguimos la travesía. El señor Jacob me dijo que llegaríamos pronto al lugar donde pastarían las ovejas. Aunque la región de Belén era relativamente árida, había varios lugares verdes que en mi opinión eran perfectos para las ovejas. Pero el señor Jacob me dijo que a sus ovejas no les daba lo bueno, sino lo mejor. Así que las guiaba a pastos verdes y delicados, junto a aguas quietas y de reposo, en donde podían comer y dormir sin temor.

El señor Jacob y Razzi trataban a sus ovejas bastante bien. Eran unos pastores modelo. En realidad no conocía a otros pastores, pero yo estaba completamente convencido en mi mente que no había en todo Israel mejores pastores que los dos con quienes caminaba en ese momento.

—¡Obstinada!—gritó el señor Jacob al ver a una ovejita que se alejaba hacia la derecha hacia unos árboles medio secos rodeados por matorrales. A esta oveja en particular le quedaba bien el nombre. Ya había intentado huir en tres ocasiones y nunca hacía caso cuando la llamaba el señor Jacob o Razzi. El señor Jacob había dicho que ésta era una de las problemáticas, y que por las noches siempre se aseguraba de tenerla cerca ya que era experta en escaparse. Parecía disfrutar de hacerles la vida difícil.

—¡Obstinada!—grito de nuevo el señor Jacob, y noté que sonaba molesto. Inclusive preocupado. La ovejita seguía su rumbo. Normalmente el señor Jacob caminaba hacia ellas y las tomaba por el cuello con su callado, pero esta ves comenzó a correr.

Con mi vista periférica noté alguien moviéndose rápidamente a mi izquierda, era Razzi, que venía a toda velocidad con algo en sus manos que no era su cayado. ¿Qué estaba pasando?

Cuando miré hacia donde estaba el señor Jacob, lancé un grito. Me di cuenta de por qué los dos pastores corrían.


De los matorrales había salido un inmenso oso.

--::--

Puedes comprar la novela en e-book o pasta suave aquí: http://www.amazon.com/Mi-Mes%C3%ADas-Novela-Redenci%C3%B3n-Spanish-ebook/dp/B008YMC7TS/

Y si te interesa ver mis otros libros, puedes ir aquí: http://www.amazon.com/Emanuel-Elizondo/e/B00589CSCQ/


No hay comentarios: