Sólo en Jesús


“Cuando vemos la salvación completa, cada una de sus partes se encuentra en Cristo, así que debemos tener cuidado de no derivar la gota más pequeña de ningún otro lado.

Porque si buscamos la salvación, el mismo nombre de Jesús nos enseña que Él la posee.

Si se buscan otros dones del Espíritu, en su un ungimiento se encuentran; fuerza, en su reino; y pureza, en su concepción; y ternura, expresada en su natividad, de la cual de todas las maneras Él fue hecho como nosotros, para que Él pudiera aprender a sentir nuestro dolor.

Cuando buscamos redención, es en su pasión que la encontramos; la absolución, yace en su condenación; y la libertad de la maldición, en su misma cruz es dada.

Si buscamos el perdón de nuestros pecados, lo encontraremos en su sacrificio; limpieza en su sangre. Si reconciliación ahora necesitamos, para esto Él entró en Hades. Para vencer nuestros pecados debemos saber que en su tumba fueron puestos. Entonces vida nueva nos trae su resurrección y también inmortalidad viene con ese mismo regalo.

Y si también buscamos encontrar una herencia en el reino del cielo, su entrada ahí nos la asegura para nuestra protección, seguridad también, y bendiciones que abundan, todas fluyendo de su trono real.

La suma de todo es esto: para aquellos que buscan este cofre de todo tipo de bendiciones, en nadie más se pueden encontrar más que en Él, pues todas son dadas en Cristo solamente.”

-Juan Calvino. Institutes of the Christian Religion, John T. McNeill, Ed. Library of Christian Classics (Nashville: Westminster John Knox, 1960), Vol. I, Book 2, Chapter XVI, Section 19, p. 527. Mi traducción.



No hay comentarios: