Nueva Criatura

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas” 2 Corintios 5:17.

La primera definición que la Real Academia Española da a la palabra metamorfosis es sencilla: “Transformación de algo en otra cosa”. Esta interesante palabra proviene del Griego que quiere decir, “Transformación”. La mariposa no es el único insecto que pasa por metamorfosis. Hay varios insectos y anfibios que pasan por este proceso. Pero la mariposa es el ejemplo más impactante porque pasa de ser una oruga—un insecto que muchos encuentran algo repugnante—a una mariposa, uno de los insectos más bellos en nuestro planeta.

2 Cor. 5:17 nos dice que el Cristiano, al creer en Cristo, pasa por un proceso de metamorfosis, por así decirlo. Este cambio no es natural, sino todo lo contrario. Para experimentar este cambio radical, hay una condición absoluta: estar en Cristo. La única manera de estar en Cristo es a través de la fe. Es la única manera de reconciliarnos con Dios (2 Cor. 5:19). Y es la única manera de ser transformado.

Dice este verso que somos transformados en una nueva criatura. ¿A qué se refiere? Sin duda alguna no indica que dejamos ser de alguna manera humanos. No; es un cambio espiritual e interno. El Creyente adquiere un corazón limpio, un espíritu nuevo y renovado (Sal. 51:10), y una nueva naturaleza (Col. 3:10; Ef. 4:24).

Al adquirir esta nueva naturaleza, es como un “borrón y cuenta nueva”. Dios ya no nos toma en cuenta nuestros pecados gracias a Cristo. Lo pasado queda en el pasado, y todo es ahora nuevo.

Un maestro de consejería nos decía, “Cuando te sientas triste, afligido, o en medio de una prueba, di en voz alta: ‘Podré estar triste, ¡pero tengo a Cristo!’”.

Esta transformación es causa de gozo, independientemente de lo que estemos pasando.

No hay comentarios: