Un Libro Inspirado

“Toda la Escritura es inspirada por Dios” 2 Timoteo 3:16.

Hoy en día usamos la palabra “inspirar” de muchas maneras. Cuando vemos una película que nos insta a hacer algo noble, decimos que fue una película inspiradora. O cuando vemos a un jugador de futbol que juega excepcionalmente bien, decimos que está inspirado.

El apóstol Pablo en 2 Timoteo 3:16 usa la palabra inspirar, pero para entender qué verdaderamente significa, hay que investigar la palabra un poco. Esta es la palabra griega theopneustos, y solamente aparece una vez en toda la Biblia, en este versículo.

La palabra literalmente quiere decir, “exhalada (o soplada) por Dios”. Pablo está usando una palabra que aparentemente no era muy común para comunicarnos una importante verdad de la Biblia. La verdad es esta: el origen de la Biblia es Dios.

Si no creemos que la Biblia tiene su origen en Dios; si no creemos que Dios usó a humanos y los movió por medio del Espíritu Santo para comunicarnos su perfecta Palabra (2 Pe 1:21)… entonces obedecer la Biblia no tiene sentido.

Ponte a pensar. La Biblia terminó de escribirse hace dos mil años. A menos que la Biblia sea un libro sobrenatural, es absurdo que hoy en día la sigamos al pie de la letra, buscando en ella guía no solamente para nuestra vida espiritual, sino también para nuestra vida cotidiana.

Pero Dios es claro. Dios escribió la Biblia (usando a hombres) para transmitirnos su Palabra y voluntad por todas las edades.

Es por eso que Cristo dijo, “De cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido” (Mt 5:18). Y agregó: “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán” (Mt 24:35; Mar 13:31; Lu 21:33).

La Biblia es un libro sin fecha de caducidad. Dale gracias a Dios por su Palabra inspirada, y léela hoy con eso en mente.

No hay comentarios: