Toma la Cruz

“Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame” Lucas 9:23.

Cuando se trata de compartir el Evangelio con otros, Jesús nos deja perplejos. Hoy en día escuchamos muchos “Evangelistas” que presentan el Evangelio como una alternativa fácil y bonita a la vida. Una especie de garantía a la mejor vida, como si convertirse en Cristiano fuera como ganarse unas vacaciones de por vida.

Cuando Cristo comparte su Evangelio, casi parece que no quiere que la gente se convierta. A unos les pide que vendan todo lo que tienen (Mat. 19:21), a otros que aborrezcan a su familia (Lu. 14:26), y en Lu. 9:23, Él pide negarse a uno mismo y tomar la cruz.

¿Por qué? La respuesta es sencilla. Cristo busca verdaderos discípulos. A Él no le interesa cantidad sino calidad. No está interesado en aquellos que “dicen” querer seguirlo, sino en aquellos que de corazón lo buscan. Como dijo el Salmista, “Bienaventurados los que guardan sus testimonios, y con todo el corazón le buscan” (Salmo 119:2).

Negarse a uno mismo es vivir para la ventaja de Cristo. En otras palabras, es vivir por y para Cristo, en lugar de por y para mí. Es estar dispuesto a hacer lo que Jesús me manda sabiendo que es lo mejor, y reconociendo que es lo que verdaderamente trae gozo al alma.

Quizá para nosotros la expresión “llevar la cruz” no es tan impactante como para los que la escucharon de boca de Jesús. En aquellos tiempos los criminales caminaban por las calles llevando un madero a sus espaldas mientras eran humillados por los soldados y la gente. Una persona que llevaba su cruz sabía que sólo tenía un destino: la muerte. 

De igual manera, el que quiere seguir a Cristo debe estar dispuesto a sufrir humillación, desprecio, e inclusive la muerte misma, por causa de Jesucristo. El Cristiano que lleva la cruz tiene una mentalidad decidida y sabe que ya no hay marcha atrás.

Pídele hoy a Dios que te de la poderosa gracia de Jesús para vivir una vida así: en negación, y con la cruz en la espalda.


No hay comentarios: