La Sal de la Tierra

“Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres” Mateo 5:13.

La palabra “salario” viene del Latín salarium, y antiguamente estaba asociada con dinero pagado en sal, o dinero para comprar sal. Plinio el Viejo, un autor y filósofo Romano que murió en el 79 d.C., escribió que “En Roma […] el pago de un soldado era originalmente en sal y la palabra salario se deriva de ello”. Interesantemente, una de las calles más antiguas e importantes de Roma era la via salaria que corría por 242 km y se usaba para transportar sal a diferentes partes de Italia.

La sal era importantísima en los tiempos antiguos, y sin duda alguna hasta el día de hoy lo es. No hay casa que no tenga sal, y en muchos restaurantes uno encuentra saleros.

Jesús dice que nosotros—los que hemos creído en Él—somos la sal de la tierra. Nosotros, por así decirlo, traemos el sabor a la tierra a través de la comunicación del Evangelio. El problema es que hay Cristianos que han perdido el “sabor” que trae la vida en Cristo. “Pero si la sal se vuelve insípida, ¿cómo recobrará su sabor?” (Nueva Versión Internacional).

Es importante cuidarnos, ya que es fácil perder la sal que Dios quiere que tengamos. Cristo dijo, “Tened sal en vosotros mismos” (Marcos 9:50). Es sencillo perder la sal en nosotros mismos, sólo se necesita vivir una vida que escucha a nuestra naturaleza pecaminosa en lugar de escuchar al Espíritu.

El mundo, gracias al pecado y Satanás, es un mundo insípido. Es por eso que necesita la sal. Es por eso que nos necesita, ya que nosotros podemos transmitir el Evangelio de Jesucristo.

2 comentarios:

Jeremy Patterson dijo...

¿Cómo interpretas el sal en el pasaje de Marcos 9:49-50?

Emanuel dijo...

Tengo una opinión al respecto, pero la escribí en algún lado :) Voy a buscar ese ensayo. Si mal no recuerdo fue para una clase de Hermenéutica, y lo que sí recuerdo es que es un pasaje de difícil interpretación y con diferentes opiniones de buenos maestros de la Biblia.