La Exaltación del Humilde

“Porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla, será enaltecido” Lucas 14:11.

En 1957 ocurrió una historia impactante. La Little League World Series—la liga para pequeños del beisbol estadounidense—incluyó por primera vez a un equipo que no fuera de los EUA o Canadá. El equipo extranjero fue el de Monterrey, México, apodados “Los Pequeños Gigantes”. Liderados por el Ángel Macías, un pitcher ambidiestro, el equipo ganó el campeonato en parte gracias a un juego perfecto pichado por Ángel, y es hasta hoy el único juego perfecto en la historia del Little League.

¿A quién no le gustan las historias en donde los ganadores son los menos favoritos? Estamos acostumbrados a escuchar que los grandes equipos ganan, pero cuando gana un equipo que nadie pensaba, todos se maravillan.

En el Reino de Dios las cosas no son como pensamos. Cristo no está interesado en tener en su Reino gente que piensa que merece estar allí. 

Igualmente, Pablo escribió en 1 Corintios 1:26-29 “Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, a fin de que nadie se jacte en su presencia”.

En el Reino de Dios, los que creen merecer estar allí no lo estarán. Esos son los enaltecidos que serán humillados. ¿Quienes son los que se humillan? Son los que están dispuestos a humildemente reconocer su pecado delante de Dios, y rogar por su misericordia y perdón (mira la parábola del Fariseo y el Publicano en Lucas 18:10-14). Son aquellos que reconocen que la salvación está en alguien más, en Cristo, y no en ellos mismos. Los que se humillan son los que, al ser salvos por gracia, buscan demostrar gracia al ayudar a los pobres y necesitados (Lucas 14:11-14).

Que Dios nos de la gracia para ser humildes.

No hay comentarios: