El Reino de Dios

“Y dijo: ¿A qué es semejante el reino de Dios, y con qué lo compararé? Es semejante al grano de mostaza, que un hombre tomó y sembró en su huerto; y creció, y se hizo árbol grande, y las aves del cielo anidaron en sus ramas” Lucas 13:18-19.

Uno de los árboles más grandes en el mundo es el “Titán del Norte”, un árbol sequoia en el norte de California que mide 7.2 m en diámetro y 94 m de altura. Es difícil imaginar que estos magníficos árboles—algunos tienen más de mil años de antigüedad—en algún tiempo fueron una pequeña semilla. 

La semilla de mostaza, aunque es pequeña, se convierte en un árbol que puede llegar a medir tres metros de altura. Cristo usa el ejemplo de la semilla de mostaza ya que era parte de los dichos proverbiales de los Judíos, y se consideraba una de las semillas más pequeñas con la que estaban familiarizados en esa cultura.

Jesús compara el Reino de Dios con el crecimiento impresionante de la semilla de mostaza. La comparación es esta: igual como la semilla de mostaza es pequeña, el Reino de Dios representado y predicado por Jesús parecía serlo también. Recordemos que Cristo sólo tuvo doce apóstoles, y uno le traicionó. Parecía ser un movimiento insignificante, popular entre los pobres y necesitados, pero rechazado por la sociedad en general.

Pero así como la semilla crece, Cristo profetizó que el Reino de Dios crecería. ¡Y vaya que se cumplió su profecía! Hoy, 2,000 años después, hemos no solamente escuchado de Cristo sino creído en Él. Hoy en día hay millones de Cristianos en el mundo, y eso sin contar los millones más que han creído y creerán en Él.

Somos parte de algo grande. El Reino de Dios, el cual se manifiesta en parte en la Iglesia, sigue creciendo. Está explotando en el llamado “Sur Global”, en China y en muchos otros países.

Los domingos cuando te reúnes con la iglesia, recuerda que somos parte de algo especial. Somos parte de un cuerpo que sigue creciendo. Un cuerpo amado por Dios. Eres parte de algo más grande de lo que te imaginas. Dale a Dios gracias por ello.

No hay comentarios: