Él lo Controla Todo

“Y a la verdad yo [Jehová] te he puesto para mostrar en ti [Faraón] mi poder, y para que mi nombre sea anunciado en toda la tierra” Éxodo 9:16.

A algunos les incomoda que Dios tenga el poder para directamente controlar personas. Típicamente nos gusta pensar que tenemos completa libertad de voluntad, y preferimos que nadie se meta con nuestras decisiones, y mucho menos con nuestra existencia.

En Éxodo 9 Dios está castigando a Faraón y su pueblo por no dejar a los Israelitas salir a adorar a Dios. Faraón una y otra vez hace burla de Dios al negarle la salida a los Israelitas. 
Entonces en el 9:16 Dios le revela a Faraón por completo una verdad que lo deja frío: el propósito de la existencia de Faraón era precisamente mostrar el poder de Dios, y anunciar el poder de Jehová en las naciones. 

La ironía de la situación es que cuando Faraón creía ser el poderoso, el que estaba en control, en realidad estaba completamente bajo el control soberano de Dios. 
Dios, ya que es Dios, tiene el derecho de hacer lo que Él quiera. El apóstol Pablo en Romanos 9 escribe precisamente de este episodio entre Dios y Faraón, y concluye, “De manera que de quien quiere, tiene misericordia, y al que quiere endurecer, endurece” (Romanos 9:18).

Esta es una verdad difícil de aceptar a menos que reconozcamos que Dios es un Dios bueno e infinitamente más sabio que nosotros.

Si aceptamos que Dios es amoroso y justo, y tiene el derecho de actuar de acuerdo a su voluntad, podemos entonces tener absoluta certeza de que todo lo que sucede está en sus manos, y que cuando Él actúa soberanamente sobre personas y situaciones, no solamente está en su derecho, sino que es lo mejor. Esto es importantísimo: es mejor que Dios esté en absoluto control. Yo no quiero vivir en un mundo en donde Dios tiene casi todo el control.

Como dijo el pastor y teólogo Jonathan Edwards, “Absoluta soberanía es lo que me gusta atribuirle a Dios”.

No hay comentarios: