Cristo, Causa de División

Jesús dijo, “¿Pensáis que he venido para dar paz en la tierra? Os digo: No, sino disensión” Lucas 12:52.

Todos anhelamos la paz. Es increíble pensar que en cien años se han combatido dos guerras mundiales e incontables guerras menores y civiles. Muchas familias han sido destrozadas por causa de la guerra, y hoy en día muchas personas están siendo desplazadas debido a guerras territoriales. 

Quizá nos extrañan las palabras de Cristo en Lucas 12:52 ya que recordamos que en otra ocasión dijo, “La paz os dejo, mi paz os doy” (Juan 14:27). Entonces, ¿de qué se trata? ¿Vino Cristo a traer paz, o no?

Para llegar a la solución, simplemente hay que leer bien. Cristo dijo, “Pensáis que he venido para traer paz en la tierra”. Esto es importante. El Señor desde su venida a la tierra hasta hoy ha sido causa de división. Mucha gente ha sido perseguida (y hoy también) por el nombre de Jesús. Hay personas que han sido expulsadas de su casa, ridiculizadas por amigos, o inclusive encarceladas y martirizadas por creer en Cristo. El mensaje de Jesús es divisorio. Es controversial. 

En parte Cristo causa división porque su mensaje es exclusivo. Cristo dijo, “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” (Juan 14:6). ¿Pero qué de la religión o las buenas obras? No. Sólo a través de Cristo. En un mundo que festeja la pluralidad, ¡por supuesto que este mensaje causa división!

Pero entonces, ¿qué de la paz? Cristo, cuando habla de dar paz, habla de paz espiritual (Juan 16:33; Col. 3:15), y paz con Dios (Is. 53:5; Rom. 5:1).

En su primera venida, Jesús vino a traer división por su mensaje pero paz interna a los que creen en su mensaje. En su segunda venida, Él vendrá a establecer paz en la Tierra y reinar con aquellos que han creído en Él.

Así que si eres creyente, debes saber que el mensaje de Cristo trae dificultad, pero puedes estar tranquilo y saber que tienes la paz de Dios en tu corazón, la cual siempre triunfa.

1 comentario:

Jeremy Patterson dijo...

Gracais por esto, Emanuel. Se me hace muy oportuno y me anima también.