Sermón: Libres de la Ley para servir bajo la Gracia.

Tuve el privilegio de predicar en mi iglesia local el día de hoy acerca de la libertad de la ley que tenemos en Cristo, con Romanos 7:1-6 como texto.

Para escuchar la predicación, pulsa aquí.

Sermón: El Que Perdona Pecados

Cristo tiene el poder de no solamente sanar a los enfermos, sino de perdonar sus pecados. En este pasaje, Cristo confronta a los líderes religiosos de la época y les demuestra quién es Él.

Orar es Importante

“En aquellos días él [Jesús] fue al monte a orar, y pasó la noche orando a Dios” Lucas 6:12.

Cristo Jesús, Dios encarnado, pasó una noche entera orando a Dios. Asombroso. Pienso que si hay alguien en la historia de la humanidad que no tenía necesidad de orar era Jesús. Y sin embargo una y otra vez Jesucristo nos sorprende. Recordemos que aunque nuestro Señor es 100% Dios, también es 100% hombre.

En los evangelios vemos que la oración era una práctica de Cristo. No solamente por la noche, sino también temprano en la mañana Cristo se apartaba a orar (Marcos 1:35). En Lucas 18:1, Jesús les cuenta a sus discípulos una parábola con el propósito de enseñarles “sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar”. Y cómo olvidar el hecho de que Jesús enseñó a sus discípulos cómo orar (Mateo 6:5-15; Lucas 11:1-13).

He escuchado a gente decir, “Si Dios lo sabe todo, ¿de qué sirve orar?” Este dicho es falso. Tiene una premisa verdadera, pero ésta no sustenta la segunda parte. Es decir: En efecto, Dios lo sabe todo, pero eso no quiere decir que la omnisciencia de Dios niegue la importancia de la oración.

El argumento principal contra éste tipo de pensamiento es, ¡Cristo oraba! Y oraba por largas horas, hasta noches enteras. Cristo nos manda orar, y además nos demostró con su vida la importancia de hacerlo.

Pero quizá la pregunta siga en nuestras mentes. Si Dios todo lo sabe, ¿por qué orar?
Si duda alguna hay cierto misterio en esto. Ya dijimos una razón: Cristo lo hizo y lo ejemplificó. Pero veamos otras razones. 

Un teólogo dijo, “La oración principalmente nos cambia a nosotros”. Dios nos ha creado como seres relacionales. Es decir, nos es necesario tener relación con otras personas, y esto incluye relación verbal. La oración es una manera en la que nos relacionamos con Dios verbalmente. Nos ayuda a entender que Dios es una persona, no una fuerza, y que es una persona que nos escucha cuando le hablamos.

Otra razón de la oración es que a Dios le gusta usar medios. Por ejemplo, a veces Dios usa ángeles para comunicar su mensaje. O también, Dios usa la predicación del Evangelio para salvar a las personas. De la misma manera, Dios, en su plan soberano y eterno, ha establecido usar el medio de la oración de los santos para llevar a cabo sus propósitos eternos.

Podríamos dar muchas razones más. Pero con estas simples razones dadas podemos concluir que para nosotros los Cristianos, la oración es fundamental. Dios quiere que tomemos la oración en serio, y que la usemos como Él quiere que la usemos. 

Tómate un tiempo hoy de oración, y ten la seguridad de que Dios te oye y actúa en base a la oración, ya que Él ha incluido tus oraciones en sus propósitos eternos.

Yo Soy Jehová

“Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros” Éxodo 3:14.

En el Antiguo Testamento Dios se reveló a su pueblo y a las naciones con diferentes nombres. Aunque muchas de las traducciones en Español no reflejan los diferentes nombres de Dios, la mayoría de nosotros estamos familiarizados con algunos de ellos.

Por ejemplo, el nombre de Dios Adonai enfatiza su soberanía. Otro nombre, Elohim, es en Hebreo un plural de majestad. Muchas veces los nombres de Dios vienen acompañados con alguna característica, como “Dios de justicia” o “el Dios vivo”.

Hay un nombre de Dios que se considera su nombre principal. Éste es: Jehová. El nombre Jehová viene del Hebreo YHWH, el cual es llamado el “tetragrammatón” porque tiene cuatro (tetra) letras (gramma). Éste nombre es su nombre del pacto; es decir, cuando Dios usa éste nombre está enfatizando el pacto que Él ha hecho con su pueblo.

En Éxodo 3:14 vemos por primera vez el nombre Jehová explicado. Cuando Moisés se encuentra con Jehová en el monte Horeb, le pregunta a Dios específicamente por su nombre, para poder responder en caso de que le pregunten los Israelitas.

Dios responde: “Yo Soy el que Soy”. Aquí está lo interesante: El nombre Jehová viene del verbo “ser”. Así que Dios está usando un juego de palabras en Hebreo que es difícil ver en Español. 

Intentaré explicar: Si Jehová viene del verbo “ser”, Dios está diciendo algo parecido a: “Yo Soy (Jehová) el que Soy (Jehová)”.

Si eres como yo, todo esto te interesa mucho. Pero quizá digas, “Bien… ¿pero saber esto me afecta de alguna manera?” La respuesta es un rotundo y sonoro: “¡Sí!”.

Analiza lo que Dios nos está comunicando con su nombre. El es un Dios que no tiene principio ni fin. Él simple y sencillamente es. Dios está por encima del tiempo creado y simplemente existe. Él es “el Señor Dios Todopoderoso, el que era, el que es, y el que ha de venir” (Apocalipsis 4:8).

¡Ése es nuestro Dios! Grande, majestuoso, e inexplicablemente eterno.

Ésta es una verdad que debes no solamente creer, sino experimentar. Si verdaderamente crees en un Dios así; un Dios que es, tu vida cotidiana será diferente. Tu vida de fe será diferente. Tu vida de adoración será diferente.

¿Qué es Prevaricar?


Uno de los artículos más leídos del blog es “El Caso del Prevaricador”, en donde analicé el significado de la palabra “prevaricar” en la versión Reina Valera 1960. Quisiera expandir un poco ese tema y dar algunas definiciones que se encuentran en varios diccionarios bíblicos que nos ayudan a entender mejor las palabras de la Biblia en su idioma original.

La palabra “prevaricar” (y sus variantes, como “prevaricador, prevaricado”, etc.) ocurre 55 veces en la Reina Valera 1960 (RV60), y sólo en el Antiguo Testamento. Interesantemente, hay cuatro palabras básicas Hebreas que se traducen como “prevaricar”.

El libro en donde "prevaricar" ocurre más veces es Isaías (10 veces), seguido por Proverbios (9 veces).

La palabra Hebrea que ocurre más veces (26 veces) es ma’al. Quiere decir “ser infiel” (según el diccionario léxico TLOT), o “actuar de una manera infiel, traicionera” (según el diccionario BDB).

La segunda palabra Hebrea que ocurre más veces y se traduce “prevaricar” en la RV60 (ocurre 19 veces en todo el Antiguo Testamento) es bagad. Según BDB, quiere decir, “actuar de una manera traicionera, sin fe, engañosa”. Otros diccionarios bíblicos sustentan ésta interpretación.

Así que cuando lees la palabra “prevaricador”, debes pensar en una persona infiel a Dios, traicionera, que no tiene en cuenta el plan de Dios, Sus pactos, Su voluntad.

Cuando lees “prevaricar”, es actuar de una manera infiel, principalmente infiel a Dios, y también infiel a otros. Prevaricar es actuar sin fe, y todo lo que no proviene de fe es pecado (Rom. 14:23).

Espero que eso te ayude un poco en tu lectura bíblica.