Cuando no puedas dormir...

Últimamente he tenido problemas para dormir por la noche. No, no son pesadillas, tampoco por tomar café antes de dormir. Simplemente me da insomnio, el cual corre en mi familia. Pero, como diría el Chavo (¿o el Chapulín?), a veces hay que tomar las cosas por el lado amable.

Así que, para ustedes que padecen o han padecido de insomnio, o si alguna vez se les ocurre la locura de tomarse un expresso a éso de las nueve de la noche, aquí les va una breve lista de cosas qué hacer en ésas horas en donde los párpados no se quieren quedar cerrados.

  • Recitar. A mí me gusta recitar las porciones Bíblicas que he memorizado, ya sea un Salmo, o alguna porción en una Epístola, etc. Recitar la Escritura trae paz.
  • Leer. Primero, la Biblia. Recomiendo los Salmos. De ésa manera puedes transicionar de la lectura de un Salmo a...
  • Oración. Usa el Salmo que leíste como modelo para orar. Alaba a Dios por las cosas que el Salmista lo alaba. Puedes aprovechar la noche para ponerte a cuentas con Dios, arrepentirte de pecados que vengan a la mente, y pasar un tiempo de comunión.
  • Leer otro libro. Si de plano no haz podido dormir, le toca el turno a alguna buena novela. Tal vez una novela de misterio, ya que éstas se leen mejor en el silencio de la noche.
  • Escribir. Si tienes blog, problema resuelto. Haz lo que yo estoy haciendo en estos momentos. Pero hay más opciones. A mí me gusta escribir un diario (aunque no escribo diariamente), así que aprovecho la noche para escribir alguna memoria. Si te gusta la poesía, pues aprovecha la quietud de la noche para escribir ése poema que dejaría a Robert Frost impresionado. Y si la ficción, pues no estaría nada mal agregarle una escena más y unos cuantos diálogos a tu cuento.
  • Salir. Si tienes un bonito patio, podrías salir a sentir el frío de la noche y contar algunas estrellas. La soledad y quietud son buenas en éstos tiempos llenos de ruido, tráfico, y agendas llenas.
Y ahora, qué NO hacer.
  • Tomar más café. Si éso te pasa por la mente, no es insomnio lo que tienes--es delirio.
  • Comer. Un estómago pesado no ayuda a dormir. Algunos dicen que comer una media manzana ayuda, pero francamente no lo he intentado.
  • Cantar. A menos que quieras amanecer al siguiente día sólo para notar las miradas asesinas de tu familia, cantar no es recomendable. Aparte a esas horas un gallo está más entonado que tú.
  • Tocar un instrumento. Los resultados pueden ser muy parecidos al de cantar. Si tienes hermanos o hermanas pequeñas, debes pensar en que probablemente están planeando una venganza, así que si una noche te despiertas con la cara mojada o si tu alarma suena misteriosamente a las 4 am, cúlpate a ti mismo.
  • Contar ovejas. No sé a quién se le ocurrió eso ni por qué es popular, pero nunca me ha funcionado.
  • Ver una película. ¿Y si te quedas picado? Aparte, lo que no quieres es ruido, sino tranquilidad.
  • Serenata. No, ahora no es el momento para hacerlo, te lo aseguro.
Bien, esa es mi lista básica. Si algo más se me ocurre, ya lo agregaré.

¡Buenas noches!

No hay comentarios: