La Palabra de Dios

Para una de mis clases he estado leyendo Christ-Centered Preaching (Predicación Cristo-céntrica) por Bryan Chapell, quien es el presidente del Covenant Theological Seminary, y el libro es excelente. 

Mientras el autor hablaba de la importancia de la Biblia y su poder transformador, Chapell dice que Cristo y la Palabra son uno. Es decir, la Biblia es el perfecto reflejo de Cristo mismo. La Biblia jamás contradice a Cristo, como algunos especulan diciendo que la teología de los Apóstoles y la que enseñó Cristo no concuerdan. 

Un versículo que me pareció muy interesante fue 1 Pedro 1:23, que dice: “siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre”. En este capítulo Pedro está hablando de la poderosa redención de Cristo, y de acuerdo a Chapell, es muy probable que en el vs. 23, al hablar de la “palabra de Dios”, Pedro está jugando con palabras, es decir, éste pasaje se se refiere a la Biblia y también a Cristo, quien es el Verbo, o la Palabra (en griego, logos; en este pasaje Pedro usa la expresión logou theou, que quiere decir la Palabra de Dios). 

Así que cuando leemos la Biblia, podemos estar seguros que concuerda perfectamente con Cristo, y que tiene el poder sobrenatural de darnos vida.
 

No hay comentarios: