De Vacaciones

Salí de vacaciones la semana pasada, y ésa es mi excusa por no escribir nada en absoluto en el blog. Fue bonito regresar a México y visitar a mi familia y tener un tiempo juntos. Aún con el intenso calor y tráfico, mi sangre sigue siendo tricolor, y espero en el Señor regresar a mi país terminando mis estudios teológicos.

 

Ya que estábamos de vacaciones, visitamos una iglesia que localizamos por el internet la cual acababa de cumplir cien años de existencia. Fue un gozo poder ver que hay hermanos creyentes en todo México. Aunque a veces es muy fácil criticar, ya que he tenido la oportunidad de visitar muchas iglesias y escuchar sermones de muchos predicadores, me dio gozo reunirme en la casa de Dios a escuchar Su Palabra y tener fraternidad con los hermanos.

 

En cuanto a mi lectura personal, terminé de leer el libro de Job y comencé a leer Salmos, y estoy por terminar Hechos y regresar a los Evangelios para leer Lucas.

 

Me di el tiempo para escribir 1,000 palabras (no es mucho en una semana, pero mejor que cero) de mi novela, y estoy contento porque la "inspiración" parece haber regresado. Mi meta es terminarla este verano, pero si no, antes de Diciembre y luego intentar publicarla.

 

En el avión tuve una excelente conversación con un joven que profesa ser ateo (o indiferente a la existencia de Dios), y espero pronto poner algunos pensamientos en cuanto a ésa filosofía de vida (la cual es una religión también).

 

En menos de diez días tomé seis aviones, así que pasé mucho tiempo en el aire con mi vida a manos de dos personas, el piloto y copiloto, pero sobre todo en manos de Dios. También publicaré pronto mis meditaciones al respecto.

No hay comentarios: