Conversando con un Pescador


Hoy conversé con un hombre, a quien llamaré Rafael, quien me platicó de su vida como marinero cuando era pequeño. Rafael vivió en la costa parte de su infancia, y le tocó viajar con pescadores por el mar y vivir la difícil vida de los marineros.

Yo y otros dos amigos platicamos con él, y fue interesante cuando nos contó que el mar le había enseñado que lo más valioso que uno posee es la vida. Dijo que cuando los marineros entran al barco, aquellos antiguos barcos de madera, dejan todas sus posesiones en su locker, ya sea anillos, relojes o cartera, pues en el mar nada de eso vale, es más bien un estorbo.

Un dia, como a las seis de las tarde, los agarró una intensa tormenta. Aunque los marineros intentaban controlar el barco, era imposible. Ni siquiera el capitán podía controlar el timón. “Allí vi a hombres llorar”, nos dijo Rafael. “Hombres grandotes, con barba larga, llorando no como mujeres, sino como hombres, pues allí uno se da cuenta que quizá ya le llegó a uno la hora”.

Dice que se asomó por la ventanilla del barco y vio esas inmensas olas que se avecinaban, y le pidió a Dios que no lo dejara morir allí. “Entonces vi un rayo que iluminó todo el cielo. No se calmó la tormenta. Pero ese rayo, yo creo, fue especial”. Él cree que fue Dios que le contestó su oración. Todos sobrevivieron la tormenta.

Pude hablar con él acerca de cómo el humano es frágil. Somos indefensos ante la furia de la naturaleza. Los accidentes pasan. Uno nunca sabe cuánto va a vivir, así que cada persona debería estar lista para enfrentar la muerte, a la hora que venga.

Oraré por Rafael. Es un hombre que ha pasado por mucho, y dice tener fe. No se si es la fe que salva, pero tenemos planeado volverlo a visitar y regalarle una Biblia.

3 comentarios:

Gian dijo...

Gran Historia. Me trasladé de inmediato a Lucas 8.

Saludos mi buen!

Emanuel dijo...

Fíjate que inmediatamente le dije de ésa historia, y el hombre se emocionó al escucharla de nuevo (ya se la sabía) y nos enseñó una imagen de un Cristo con una red de pescar en su hombro.

Nos dijo que la próxima semana podemos pasar a la sala a platicar, ora que así sea.

Christian English Academy dijo...

Vieja! Ta buena esa cronica tuya. Espero tambien que sea la fe que salva que Santiago ensena. Hagale bro! Espero el otro ano poder viajar a BJ.