Conversando con un Ateo

La última vez que viajé por avión me toco conversar con un joven ateo. No era ateo de "hueso colorado", era más bien indiferente a la existencia de Dios, pero con una fuerte tendencia hacia el ateísmo. Me dijo que para él después de la muerte no hay nada, es decir, cuando uno muere simplemente deja de existir.

Tuvimos una excelente conversación, y me gustaría hacer varios puntos acerca de mis pensamientos en cuanto al ateísmo. Hay muchos libros que han refutado bien la noción de que Dios no existe, así que no haré una defensa completa en este posteo.

Aún así, me puse a pensar (y algunas de estas cosas las comenté con este compañero) en que si uno cree que la vida es todo lo que hay, entonces hay que defender nuestra existencia a toda costa. Si la vida es todo lo que hay, entonces el heroísmo no tiene sentido. ¿Por qué morir por otros, o por una patria? ¿Por qué dar la vida por defender a alguien? Si la vida lo es todo, entonces ahora sí el más fuerte es el que se sabe esconder mejor. Si la vida es todo lo que hay, subirse a un avión es bastante riesgoso, ya que uno está poniendo lo más valioso que tiene en la mano de dos personas y un montón de acero. Y eso de "vivir la vida" al jugar deportes extremos o cualquier otra cosa que ponga en juego la vida es una completa tontería.

También, si la vida es todo lo que hay, estoy bastante descepcionado. Me tocó vivir en una época en donde la violencia impera, en donde los mares son contaminados, en donde existe gente que es torturada por la nada, en donde hay pobreza, hambre, dolor, y más. Si la vida es todo lo que hay... vaya vida.

Si es verdad que no hay Dios, que no hay un juez justo, que nadie pagará por lo que hace, entonces todo fin es justificado sin importar el medio. La meta es ser felices en los setenta años que tenemos, así que no importa qué esté a nuestro paso, hay que deshacerse de ello sin importar si hay que usar la fuerza o el tacto, la veracidad o deshonestidad. No hay verdadero "mal", pues si el fin es ser feliz, todo cuenta siempre y cuándo uno tenga esa meta en mente. Después de todo, no hay Dios.

Y si no hay Dios, ¿qué de Hitler, Mussolini, Cháves, o cualquier otro canalla que existe? Muchos de ellos ya han muerto sin juicio, y mataron a miles y vivieron una vida de lujo. ¿No hay justicia? ¿Se salieron con la suya? Algunos se suicidaron, sí, pero no todos. Hay gente hoy en dia que vive la vida mientras que matan y roban a otros. Si no hay Dios, ¡bien por ellos! ¡Ah, ellos sí saben vivir la vida!

No lo creo. Yo creo en un Dios justo, el cual juzgará al mundo con justicia. Yo creo que hay un Dios que puso este mundo en movimiento y creo al hombre y a la mujer. Yo creo que Dios se ha revelado específicamente a través de un libro, la Biblia, y creo que ha revelado Su salvación a través de una persona, Cristo Jesús.

El ateísmo no tiene nada que ofrecerme. Lo tengo todo en Cristo.

No hay comentarios: