Misc. Mayo 12.

Ayer me puse a escribir un poco de ficción, y me sorprendí pues parece que he perdido un poco la práctica. Debido a mis estudios no he podido escribir ni un solo párrafo de ficción como por ocho meses, así que fue un deleite poder escribir las miserables 100 palabras de ayer. (Creo que pasé mucho tiempo re-leyendo otros capítulos para familiarizarme con la historia. De todas maneras, 100 palabras es vergonzoso).

 

Aún así, espero que este verano pueda terminar—por fin—de escribir mi novela corta que por ahora se titula Mi Mesías, y se trata de un joven pastor de ovejas que vive en la ciudad de Belén en los tiempos de Cristo.

 

Hay historias que son fáciles de escribir, sobre todo las que son de pura aventura. Pero ésta ha sido difícil, no solamente porque requiere mucha más imaginación, sino también porque es una historia un tanto más dramática y triste que lo que normalmente escribo.

 

Como dije, será una novela corta, de unas 35,000 palabras. Me gustaría ser como King o Koontz, que escriben 3,000 palabras al día, pero hey, ellos escriben ocho horas al día, y yo media hora.

 

Para escribir stoy usando el programa Scrivener, un programa diseñado por un escritor para escritores, y exclusivo para Mac. Estoy enamorado con ese programa. Es lo que todo novelista siempre ha querido, una completa maravilla. Mucho mejor que usar Word para Mac.

 

Por otra parte, termine el libro 3 de la serie de Frankenstein de Dean Koontz, y oh sorpresa, no era una trilogía, y el cuarto libro sale este verano.

 

Además, estoy bastante tentado de comprar un Kobo, que es el nuevo e-reader de Borders, el cual es más barato que el Kindle, aunque sin duda más simple. Pero para mí barato es bueno, porque las finanzas no andan así que digamos muy bien.

 

Finalmente, espero que lean mi novela de misterio, El Artista de la Muerte, y que dejen un review o algo.

 

Fin.

No hay comentarios: