¿Qué hacer cuando no tienes ganas de leer la Biblia?


Aquí va el secreto:

1.     Toma tu Biblia.
2.     Siéntate en un lugar en donde te puedas concentrar.
3.     Ora.
4.     Abre la Biblia.
5.     Léela.

No es tan difícil como parece.

No hay comentarios: