Por la Fe

"Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá". Romanos 1:17

Martín Lutero, el Reformador Protestante, trataba desesperadamente de entender Romanos 1:17, pero no podía. Había una frase que lo atormentaba: "la justicia de Dios". Martin Lutero escribió, "Yo odiaba esa frase, 'la justicia de Dios'", pues a Lutero se le había enseñado que esa frase se refería a la justicia con la cual Dios, quien es Justo, castiga a los pecadores.

Lutero casi de forma blasfema (como él mismo lo describió) murmuraba contra Dios, quien además de todos los pesares del humano, agregaba un castigo sobre ellos. Pero entonces, al ver todo el contexto del versículo, entendió la verdad. Él escribe, "Entonces comencé a entender (que) la justicia de Dios es aquella por la cual el justo vive por un regalo de Dios, el cual es la fe. (…) Aquí sentí que había completamente nacido de nuevo y entrado al paraíso mismo".

             Lutero entendió que la justicia de Dios es aquella que Dios impone sobre el pecador cuando éste se arrepiente y cree en Cristo. ¿La justicia de quién es impuesta en el pecador? ¡La de Cristo! Él vivió una vida perfecta, y cuando nos arrepentimos y creemos en Él, nuestros pecados son puestos sobre Él y Su justicia sobre nosotros. Así que Dios ya no ve mi pecado, sino a Cristo en mí. Como dijo Pablo, "Cristo en vosotros, la esperanza de gloria" Colosenses 1:27.

             En esta verdad se gozó Carlos Wesley al escribir: "Vivo en Él que es mi salvación, vestido en Su justicia voy. Libre acceso al Padre gozo ya, y entrada al trono celestial. ¡Oh maravilla de su amor! ¡Por mí murió el Salvador!"

1 comentario:

Gian dijo...

Mi himno favorito =)Ultimanente lo hemos cantado mucho en Sur.