Un Dios Creativo

"¡Cuán innumerables son tus obras, oh Jehová! Hiciste todas ellas con sabiduría" Salmo 104: 24.

 

Hace poco mi novia dijo algo mientras oraba que ha permanecido en mi mente. Ese día había nevado, así que al agradecer por los alimentos, ella dijo, "Gracias, Señor, por ser tan creativo".

 

Es verdad. Dios es un Dios creativo, y vemos ese reflejo de su naturaleza en la creación: el copo de nieve, el arroyo cristalino, el águila surcando los cielos... no hay nadie en el Universo más creativo que Dios. Es más, la creatividad del hombre no es más que un reflejo de Dios mismo. Nosotros fuimos hechos a imagen y semejanza de Dios, y aunque la Caída y el pecado han manchado esa semejanza, ésta sigue allí.

 

El Salmo 104 es un hermoso canto en donde el salmista exalta la gloria de Dios que Él refleja a través de Su creación. Habla de la tierra, las nubes y los montes, los animales y el pan, los árboles y la luna, entre otras cosas.

 

En el versículo 24 da la impresión que el salmista ya no puede retenerse más, así que dice, "¡Cuán innumerables son tus obras, oh Jehová! Hiciste todas ellas con sabiduría". Y entonces sigue por unos cuántos versículos más describiendo cómo toda la creación depende de su Creador, Jehová.

 

Las obras de Dios son incontables. El punto del salmista no es que jamás se podrá tener un registro de todo lo que Dios ha hecho; más bien, es un énfasis en el hecho que sus obras son muchísimas. Inclusive el día de hoy se siguen encontrando nuevas especies en la flora y fauna. ¡Asombroso!

 

Las obras de Dios, además, son sabias. Él las hizo con su perfecta creatividad, y todas ellas lo alaban. Dios las hizo para Su propio placer, y para el deleite de los que son suyos.

 

Qué privilegio es tener un Dios amoroso, poderoso, y creativo. Démosle gloria y alabanza por sus obras.

No hay comentarios: