En Casa para Navidad

Estoy muy contento porque, después de un año, estoy de nuevo en casa para pasar aquí la Navidad. Fue un buen semestre en el seminario, y gracias a Dios saqué buenas notas (aunque sin duda sigo batallando un poco con Griego), pero ya extrañaba los buenos tacos mexicanos.


Lo que no extrañaba es el tráfico y las calles en las que parece que tronaron varias granadas, pero ni hablar.


¡Pues estamos en época navideña! Para los que somos Cristianos, esta es una perfecta oportunidad para compartir con otros acerca del por qué de la Navidad, es decir, el nacimiento de Cristo.


Cristo Jesús nació hace dos mil años (y es verdad que probablemente no sucedió en Diciembre, pero eso qué importa) y vino a morar entre nosotros. ¡El Dios del universo se hizo hombre! Y lo hizo con una razón específica. Él tenía una misión. Había un «por qué» de su venida.


Cristo Jesus vino al mundo a morir por pecadores (1 Timoteo 1:5). Cristo vino a morir por nosotros, pues la Biblia dice que todos sin excepción han pecado (Romanos 3:23) y necesitan de Cristo. Él nos da vida eterna cuando nos arrepentimos de nuestros pecados y creemos en Él (1 Juan 5:11-12).


Ése es el verdadero significado de la Navidad: Cristo nació para morir.


Ojalá que aprovechemos estas fechas, en las que las personas están receptivas al mensaje de Cristo, para compartir el Evangelio con ellos.

No hay comentarios: