Muy Pequeño en el Reino

En Mateo 5:17-20 encontramos al Señor Jesucristo en medio de su sermón del monte diciendo algo bastante interesante. Primeramente deja en claro que al venir a la tierra, Él no vino a abrogar (abolir) la ley—como mucha gente hoy en día piensa—; sino que más bien vino a cumplirla. Después afirma que la Palabra de Dios es eterna, lo cual es un principio que encontramos en el Antiguo Testamento ("Sécase la hierba, marchítase la flor; mas la palabra del Dios nuestro permanece para siempre" Is. 40:8), y luego pasamos al versículo 19, el cual quisiera analizar un poco.

 

Cristo dice: "De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos."

 

Ahora, cuando Cristo habla de los "mandamientos muy pequeños", los Fariseos y los Israelitas sabían a qué se refería, pues ellos consideraban algunos mandamientos como relativamente menores, como por ejemplo este: "Cuando encuentres por el camino algún nido de ave en cualquier árbol, o sobre la tierra, con pollos o huevos, y la madre echada sobre los pollos o sobre los huevos, no tomarás la madre con los hijos" Deuteronomio 22:6. Uno lee eso y piensa, "Ok, bueno, ese mandamiento no se compara con 'no matarás', o con ninguno de los diez mandamientos'".

 

Sin embargo, ¡Cristo dice que quien quebranta esos pequeños mandamientos será llamado pequeño en el reino de los cielos! Ahora, aquí está la cosa: es mi opinión que esta declaración de Cristo es más radical de lo que pensamos. Déjenme explicar.

 

El verbo "quebrante" en el vs. 19 viene del griego lúo y se traduce como "aflojar, desatar, destruir, disolver, romper", dependiendo de su contexto. Tomando en cuenta de que el Señor repetidas veces reprende a los líderes religiosos de la época no por romper los mandamientos, sino por relajarlos un poco para poder cumplirlos (que por cierto los Fariseos eran expertos en romper los mandamientos sin romperlos, por así decirlo), y sobre todo viendo el contexto (vss. 21 en adelante), creo que la traducción de la versión estándar en inglés (ESV) es correcta cuando traduce lúo como "relajar", de manera que el versículo dice, "cualquiera que relaje (o afloje) uno de estos mandamientos muy pequeños, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos."

 

Así que no solamente debe uno evitar quebrantar hasta los más pequeños mandamientos, sino que uno debe de huir de ver un mandamiento que es "demasiado estricto" y relajarlo un poco para así poder cumplirlo. El que lo haga, de acuerdo con Cristo, será llamado pequeño en el reino de los cielos.

 

Cristo luego nos exhorta a lo siguiente: "Os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos". Si la única forma de entrar al reino de los cielos es excediendo la justicia de los escribas y fariseos, estamos perdidos. (Es por eso que, aparte de la justicia impuesta de Jesucristo, nadie, absolutamente nadie, será salvo).

 

Tengamos cuidado al leer la Biblia y decir, "Nah, esto es demasiado difícil, ¡nadie lo puede cumplir!" Más bien humillémonos delante de nuestro Padre, pidamos de Su gracia, y sigámoslo en obediencia y amor.

No hay comentarios: