Veremos qué será

"Ahora pues, venid, y matémosle y echémosle en una cisterna. . . y veremos qué será de sus sueños" Génesis 37:20.

 

Las palabras de los hermanos de José hielan la sangre. El fratricidio (cuando un hermano asesina a otro) es un pecado gravísimo. Dios maldijo a Caín por haber matado a Abel (Génesis 4:11-12), y aquí vemos a los hermanos de José listos para asesinar a quien despectivamente apodaban "el soñador".

 

La Biblia no nos dice cual era el carácter de José en ese tiempo en que tuvo los polémicos sueños. Algunos sugieren que era orgulloso, otros que era simplemente ingenuo, y que no supo calcular los resultados de anunciar sus sueños. Lo importante es que, debido esos sueños y el corazón pecaminoso de sus hermanos, terminó siendo vendido como esclavo a una caravana de mercaderes con destino a Egipto.

 

Sin embargo, Dios usó a José grandemente y terminó siendo el número dos en todo Egipto (Génesis 41:39-44) y un proveedor de bendiciones a muchos. La historia de José se trata de Dios. Un Dios increíblemente soberano, cuyos planes no pueden ser frustrados por nada ni nadie

 

¿Te has rendido a la mano poderosa de Dios? Olvídate de tu pasado, y pregúntate hoy si estás, por decirlo así, postrado ante Cristo y deseoso de hacer Su voluntad. Dios mueve gente y situaciones, y Él busca usar a sus hijos e hijas para glorificar Su nombre y anunciar el evangelio. De la misma manera que nada pudo frustrar los planes de Dios con José, nada podrá frustrar los planes de Dios para ti—si le sigas de todo corazón. José se convirtió en un hombre responsable (Gen. 39:4-5) y de carácter inconmovible (Gen. 39:7-12), y fue usado poderosamente por Dios. No pienses que Dios te usará si estás en pecado y si tu relación con Él es prácticamente inexistente. La Biblia dice, "Así que, si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra" (II Timoteo 2:21). Si quieres ser usado por Dios, ríndete a Él, y verás como nada ni nadie frustrará lo que Dios hará por medio de ti.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Amen!!

Vasos inutiles somos...es cuando nos reconocemos tales, que Dios puede hacer Su obra en nosotros.