Nacer de Nuevo

De la boca de Charles Spurgeon:

 

"¡Oh, sí!" dice un hombre, "yo solía ser Arminiano, ahora soy Calvinista;" o, "Yo solía ser de la iglesia Anglicana, ahora me he unido a los Bautistas;" o, "Yo solía ser Papista, y ahora soy Protestante". Bien, ¿y qué tiene de diferente, si no tienes una nueva naturaleza? Un ladrón es un ladrón, no importa que nombre tenga—ningún cambio de nombre le hará honesto. Puedes ser igual de malo en una denominación como en otra, porque la hipocresía y el formalismo se encuentran entre todo tipo de profesantes. Si tomas a un cuervo y lo pones en una jaula de bronce, o de plata, o en una jaula de oro, sigue siendo un cuervo; y así, si tú te unes a esta iglesia o aquella, a menos que tu naturaleza haya cambiado, sigues siendo un pecador perdido.

 

Déjenme agregar, aunque es útil tener cambiada la conversación externa, aún así no es suficiente. Es una gran bendición cuando un borracho se convierte en un abstemio[i]; es una gran bendición cuando un ladrón se torna honesto; es una gran bendición cuando un vicio es abandonado, y una virtud opuesta es adoptada; pero ese no es el asunto. "Os es necesario nacer de nuevo".

 

 



[i] Que no bebe vino ni otros líquidos alcohólicos. RAE, http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=abstemio

 

Ese artículo es tomado de un sermón dado por Charles Spurgon, titulado "Efraín se lamenta por sí mismo", predicado en Marzo 31, 1967. Mi traducción, vía www.thedailyspurgeon.com.

Dibujando a Dios

Me metí a la camioneta porque no había otro lugar para descansar, y yo estaba absolutamente exhausto. Era la quinta semana de viaje misionero, y el calor en Tamazunchale, una ciudad en las montañas de San Luís Potosí, México, era casi insoportable. Algunos miembros del equipo habían salido al centro para comprar nieve, pero yo no quería nieve. Yo quería una Coca-Cola fría, o meterme a una alberca, o tomarme una siesta dentro de un refrigerador, o algo parecido.

 

Pero estábamos en una iglesia, a unas dos horas de que comenzara la reunión, y mis ojos se cerraban por la falta de descanso. Y en esos momentos, descansar era más importante que un refresco, o inclusive un vaso con agua fría. Así que tomé las llaves de la camioneta blanca para catorce pasajeros, me senté en el asiento del conductor, bajé las ventanas, me recliné hacia atrás, y cerré los ojos.

 

Segundos después sentí las gotas de sudor brotar en mi frente y encima de mis labios. Vaya calor.

 

A los diez minutos salió de la iglesia el misionero al que ayudábamos allí. Era un hombre bajito, de origen indígena, increíblemente inteligente y buen predicador.

 

El misionero, a quien llamaré Hernán, entabló conversación con un niño de unos ocho años que se asomaba por encima de la barda que separaba el terreno de la iglesia con el de la casa vecina. El niño, vestido con una camisa roja, pedía algo de dinero "a los hermanos". El Sr. Hernán le dio un poco de comida y lo invitó a venir a la iglesia esa noche. El niño respondió algo, y segundos después el Sr. Hernán le preguntó al niño si tenía a Cristo en su corazón. El niño dijo que no.

 

"No te preocupes", respondió el Sr. Hernán, "métete allí a la camioneta, porque el muchacho allí dentro te va a decir cómo".

 

Abrí los ojos. ¿Eh? "Además" continuó el misionero, "él sabe dibujar. Dile que te enseñe a dibujar". ¿Yo, dibujar? Digo, sí me gusta dibujar, siempre y cuando se limite a hacer monitos de palitos, y—ya, es todo lo que sé dibujar, casi creo. El niño abrió la puerta de la camioneta, y me pidió que dibujara algo. En el carro había un pequeño pintarrón, un juguete que pertenecía a la hija de nuestro líder del equipo misionero. Lo tomé.

 

"¿Qué quieres que dibuje?" "Un animal". "¿Cuál?" "Eh, pues, un perro".

 

Dibujé un perro. O un oso. O una mascota alienígena. No estoy seguro.

 

Seguí dibujando por unos cinco minutos, hasta que el niño me pidió que dibujara algo que jamás me esperé.

 

"¿Puedes dibujar a Dios?"

 

La pregunta me tomó por sorpresa. "¿A Dios?" repetí. "Sí". Nunca jamás imaginé que alguien me pediría algo así. El niño me miraba con expectación; su pregunta había sido completamente honesta.

 

Le dije, "A Dios nadie lo puede dibujar. Dios es tan grande que no cabe en ningún pizarrón. Dios es tan grande que no cabe en el mundo. ¡Dios es increíblemente grande!"

 

Y esa fue la perfecta transición para hablarle a ese niño de Dios, de su Hijo Jesucristo, y de Su muerte en la cruz por nosotros.

 

Dos horas después, desde el púlpito, pude ver al niño de camisa roja sentarse en el piso de la iglesia, y escuchar la predicación de la Palabra.

Quejas

Es increíble la facilidad con la que nos quejamos. Sí, me incluyo. Por más o menos dos meses he intentado rastrear y hacer una nota mental de cuando escucho una queja por otra persona o por mí mismo, y los resultados han sido deprimentes.

 

Para nosotros, nada es como debiera ser. Todo es demasiado: el día es demasiado caluroso o demasiado frío; la comida está demasiado cara; la colegiatura subió demasiado; la gasolina cuesta demasiado; el jefe es demasiado estricto; el límite de velocidad demasiado bajo; y etcétera. ¿Apoco no?

 

Nada nos satisface, a todo le falta algo, y si tan solo nos dejaran todo en nuestras manos (dice cada persona), el mundo sería definitivamente mejor.

 

Ah-já, sí, claro.

 

La Palabra de Dios dice, "Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes" (Efesios 4:29). La palabra "corrompida", del griego saprós, es usada en el Nuevo Testamento en referencia a fruta echada a perder (en Lucas 6:43) o a pescado podrido (en Mateo 13:48).[i] Muchas veces nuestras palabras, si tuvieran olor, sería uno a podrido. ¿Te puedes imaginar? Si esta ilustración fuera una realidad, el mundo apestaría. Estoy exagerando con mi ejemplo, pero creo que es una representación algo gráfica del principio que Pablo trata de enseñar.

 

El creyente debe evitar ser deshonesto en su hablar, decir maldiciones y groserías (Efesios 5:4, truhanería quiere decir grosería), pero su estándar de conducta en cuanto a su hablar va más allá. Pablo nos manda a evitar cualquier tipo de palabra que no sea aquella que edifica y da gracia.

 

Lo malo de quejarnos es que es una actitud de descontento que además compartimos con otros. He notado que cuando una persona se queja de algo, es como abrir la caja de Pandora, porque pronto las personas a su alrededor comienzan a asentir y a agregar sus opiniones en cuanto a su descontento por esta o aquella cosa que es demasiado algo.

 

Esta palabra de exhortación es para mí también. Cada que seas tentado a quejarte, o decir una palabra podrida, no pienses en el cliché de "podría ser peor", sino más bien piensa en lo glorioso de la cruz de Cristo, en Su excelsa redención, en Su rescate por nosotros, en el perdón de nuestros pecados, en Su justicia aplicada a nuestra cuenta, y en lo pequeño que resulta nuestro desconfort comparado con el sacrificio de Cristo por el mundo. Si eso no cambia tu actitud, entonces no sé qué. Busca la respuesta en otro lado, porque aparentemente Cristo no es suficiente.

 

La cruz de Cristo debe ser nuestro enfoque; todo lo demás son meros detalles.

 



[i] ESV Study Bible, nota: Efesios 4:29. Mi traducción.

Falsos Profetas

Ayer buscaba cierta información por internet cuando di con una página de un "teólogo bíblico" que acusaba a los Católicos y Evangélicos de propagar ciertas herejías. Con uso de muchas palabras en negrita o subrayadas argumentaba que la Trinidad no era más que una mentira hereje, y que en realidad la Biblia enseña que existen tres Dioses, y uno de ellos, el Espíritu, no es una persona sino una fuerza. Además, argumentaba que la cruz era una mentira pues la palabra stauros en griego quiere decir madero, y citaba otras pruebas para convencer al lector de la herejía de la cruz. Así que proponía unirse a su iglesia virtual, a la cual uno podía tener acceso mediante Skype por internet.

 

La semana pasada una persona me envió unos videos de diferentes iglesias "evangélicas" en Latinoamérica que tienen shows de danzas antiguas en sus campañas, y otros más de programas de televisión cristianos con cantantes cristianos que me llenaron de tristeza, hubo uno que tuve que quitar porque era algo tan repugnante. Y como la gota que derramó el vaso, la noticia de primera plana de los líderes de una iglesia en Brazil que se estaban robando el dinero de los fieles, el cual obtenían vendiendo agua del río Jordan y otros objetos milagrosos.

 

No me gusta andar buscando este tipo de cosas, en serio. No soy de los cristianos que anda buscando qué verle de malo a todo para predicar contra eso en la iglesia. Sin embargo, la Biblia sí habla en contra de este tipo de prácticas y filosofías.

La palabra de Dios dice en II Timoteo 4:3-4, "Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas". John MacArthur escribe acerca de las falsas creencias: "A primera vista su contenido pudiera parecer ortodoxo y exigir verdadera fe, pero al final su mensaje radicará en el fundamento de las obras humanas y enseñara la salvación por el esfuerzo humano. El mensaje de todos los falsos credos es un mensaje de deficiencias, y la mayor de todas es la omisión de la verdad del evangelio que salva".[i]

Debemos ser cautos y celosos de la sana doctrina. El apóstol Pablo le dijo a Tito, "Pero tú habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina" (Tito 2:1). ¡Nosotros debemos hacer lo mismo! Hoy en día hay falsos profetas en abundancia. Atraen a la multitud con sus supuestos milagros y sueños. Cada que veo este tipo de cosas, me recuerda el pasaje en Jeremías 23:25-28:

" Yo he oído lo que aquellos profetas dijeron, profetizando mentira en mi nombre, diciendo: Soñé, soñé. ¿Hasta cuándo estará esto en el corazón de los profetas que profetizan mentira, y que profetizan el engaño de su corazón? ¿No piensan cómo hacen que mi pueblo se olvide de mi nombre con sus sueños que cada uno cuenta a su compañero, al modo que sus padres se olvidaron de mi nombre por Baal? El profeta que tuviere un sueño, cuente el sueño; y aquel a quien fuere mi palabra, cuente mi palabra verdadera".

Por causa de estos hombres y mujeres, que enseñan mentira en nombre de Dios, mucha gente se pierde y el nombre de Dios es blasfemado. Pedro habló acerca de ellos, diciendo que su condenación es pronta (II Pedro 2:1-3).

Seamos fieles a la Palabra. Vivamos conforme a ella. Prediquemos el verdadero evangelio de Cristo. Y como escribió el profeta Isaías, "¡A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido" (Isaías 8:20).

 

 

 



[i] MacArthur, John. "Rechace los falsos credos". www.gracia.org/Recursos.aspx?page=Devocional. Publicado en Agosto 21, 2009, (accesado en Agosto 21, 2009).

Sermones de Charles Spurgeon

Simplemente me fascina Spurgeon. Creo que fue un hombre que Dios usó de forma increíble para Su gloria. Cuando estaba en la preparatoria, gracias a que llevé a la escuela un libro azul titulado "Discursos a mis Estudiantes" me dieron el apodo de "Charles".

 

Estos recursos que encontré son increíbles. Son los sermones de Spurgeon en español, junto con audio.

 

Si nunca has leído a Spurgeon, tienes qué hacerlo.

 

Las dos páginas son prácticamente iguales, excepto que en una se incluye al principio los sermones de Spurgeon en cuanto a las doctrinas de la gracia.

 

http://www.spurgeon.com.mx/index2.html

 

http://www.spurgeongems.org/spanish.htm

 

¡Espero que les sea de mucha bendición!

Spurgeon, Modernismo, y Calvinismo

De la boca de Charles Spurgeon: "Las ideas modernas no me afectan en lo más mínimo. Si todo hombre vivo o que vivirá llega a abandonar el antiguo Calvinismo, quedará alguien que lo retenga por esta razón—que no puede aferrarse a nada más que a ello: Mi existencia tendrá que ser destruida antes que mis convicciones de la verdad de las doctrinas de la gracia (…) me sean quitadas. Soy miserable, desdichado, perdido, si las doctrinas de la gracia no son verdad. Soy gozoso, alegre, fuerte, feliz, si estas doctrinas son ciertas. No las puedo dejar, entonces; especialmente porque mientras leo, y mientras más leo, percibo que éstas cosas están escritas en la Palabra de Dios, y por lo tanto debo aferrarme a ellas".

 

Predicado en su sermón, "Commendation to the Stedfast". Mi traducción, vía Pyromaniacs.

Miscelánea, Ago. 18, 09

(Da clic en el título para ir al link).

 

¡Vaya Susto! Muchacho surcoreano encuentra su violín de 600 mil dólares gracias a un sistema GPS.

 

Más Recursos. Nuevos recursos por John Piper en español. Por cierto, si te gusta la traducción, da clic aquí para ver las condiciones para traducción.

 

Álbum Gratis. Si te gusta la música sacra, tal vez te interese adquirir el siguiente álbum de música totalmente gratis. El álbum contiene varios himnos en piano.

 

Una persona me informó que acaba de leer mi novela para niños "Bibliaventura" por quinta vez. Para conseguir el libro, clic aquí (o si viven en Monterrey, vayan a la Iglesia Vida Nueva, Emaús Sur). Para mi libro, "El Reino de los Elfos", clic aquí

 

270 en Forbes. La universidad en donde cursé mi carrera y en donde estudio en el seminario está en el número 270 de las mejores escuelas en EUA. ¡Nada mal! Por cierto, la foto que se muestra es la del edificio del seminario. Para la página de BJU, clic aquí.

Miscelánea, Ago. 14

(Los siguientes dos recursos están en inglés)

El pastor John Piper habla acerca de su experiencia en leer y meditar la Biblia, y da algunos consejos prácticos al respecto. Pulsa aquí para leer el artículo. A mí, personalmente, también me gusta orar el Salmo 119:18 antes de leer en mi devocional, y también escribo pequeñas porciones de la Escritura en tarjetitas, las cuales pongo en mi bolsillo y saco a diferentes momentos del día, para meditar en lo que leí esa mañana. De hecho, escribí todo un posteo al respecto.

Por otra parte, he disfrutado mucho ver a John Macarthur en vivo en el programa de Larry King Live, y puedes ver los programas enteros pulsando aquí. En el "Playlist", ve a "Interviews", y allí hay varias que son interesantísimas. En especial me encanta como MacArthur hace todo lo que puede por anunciar el evangelio en la televisión, aunque en algunas partes se sale a propósito del tema para poder compartirlo.
Que el Señor levante a más expositores de su Palabra, en especial en México y América Latina.

Crisóstomo: No me puedes dañar.

Cuando Juan Crisóstomo (ca. 347-407) fue traído delante de la emperatriz Eudoxia, ella lo amenazó con desterrarlo si insistía en su independencia Cristiana como predicador.

 

"No me puedes desterrar, pues este mundo es casa de mi Padre".

 

"Pero te mataré", dijo la emperatriz.

 

"No, no puedes, pues mi vida está escondida con Cristo en Dios", dijo Juan.

 

"Te quitaré tus tesoros".

 

"No, no puedes, pues mi tesoro está en el cielo y mi corazón está allí también".

 

"Pero te alejaré de tus amigos y no tendrás a nadie".

 

"No, no puedes, pues tengo un Amigo en el cielo del cual no puedes separarme. Te desafío, pues no hay nada que puedas hacer para dañarme".

 

 

Mi traducción, vía http://theologica.blogspot.com

 

(NOTA: Aunque Crisóstomo es considerado como un "Padre" por la Iglesia Católica, un vistazo a su teología y a sus sermones son suficientes para ver que su teología está, en realidad, muy acorde con la Protestante, de tal modo que, como con San Agustín, los Reformadores apuntaban mucho hacia él.)

¡Mi propia copia!

El día de hoy me llegó la primera copia en softcover de mi novela para niños, "El Reino de los Elfos". Estoy bastante satisfecho. Digo, con cómo se ve, porque los lectores son los que juzgarán qué tan bueno es el libro.
 
Para un 10% de descuento al comprarlo, escribe la siguiente clave en el checkout: EMANUELELIZONDOLEM5.
 
Puedes ver un adelanto o comprarlo aquí: http://stores.lulu.com/eelizondo 

Veremos qué será

"Ahora pues, venid, y matémosle y echémosle en una cisterna. . . y veremos qué será de sus sueños" Génesis 37:20.

 

Las palabras de los hermanos de José hielan la sangre. El fratricidio (cuando un hermano asesina a otro) es un pecado gravísimo. Dios maldijo a Caín por haber matado a Abel (Génesis 4:11-12), y aquí vemos a los hermanos de José listos para asesinar a quien despectivamente apodaban "el soñador".

 

La Biblia no nos dice cual era el carácter de José en ese tiempo en que tuvo los polémicos sueños. Algunos sugieren que era orgulloso, otros que era simplemente ingenuo, y que no supo calcular los resultados de anunciar sus sueños. Lo importante es que, debido esos sueños y el corazón pecaminoso de sus hermanos, terminó siendo vendido como esclavo a una caravana de mercaderes con destino a Egipto.

 

Sin embargo, Dios usó a José grandemente y terminó siendo el número dos en todo Egipto (Génesis 41:39-44) y un proveedor de bendiciones a muchos. La historia de José se trata de Dios. Un Dios increíblemente soberano, cuyos planes no pueden ser frustrados por nada ni nadie

 

¿Te has rendido a la mano poderosa de Dios? Olvídate de tu pasado, y pregúntate hoy si estás, por decirlo así, postrado ante Cristo y deseoso de hacer Su voluntad. Dios mueve gente y situaciones, y Él busca usar a sus hijos e hijas para glorificar Su nombre y anunciar el evangelio. De la misma manera que nada pudo frustrar los planes de Dios con José, nada podrá frustrar los planes de Dios para ti—si le sigas de todo corazón. José se convirtió en un hombre responsable (Gen. 39:4-5) y de carácter inconmovible (Gen. 39:7-12), y fue usado poderosamente por Dios. No pienses que Dios te usará si estás en pecado y si tu relación con Él es prácticamente inexistente. La Biblia dice, "Así que, si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra" (II Timoteo 2:21). Si quieres ser usado por Dios, ríndete a Él, y verás como nada ni nadie frustrará lo que Dios hará por medio de ti.

Pandemia Espiritual

"¡Ya estás bien grandote!" Muchos recordamos cuando, de pequeños, alguien nos dijo la mencionada frase. Los humanos crecemos por naturaleza, siempre y cuando nuestro cuerpo sea nutrido. Sin nutrición, el cuerpo se deteriora y muere. La desnutrición es la causa de aproximadamente la mitad de las muertes de infantes, y hoy en día hay más de 923 millones de personas en el mundo que padecen de hambre.

 

Lamentablemente esa cifra no se compara con la pandemia de hambre espiritual que el mundo padece. Y peor aún, esta enfermedad no excluye a los creyentes. ¿Cuándo fue la última vez que leíste la Biblia por una semana seguida? La Biblia es la fuente de pan espiritual que nutre a nuestro espíritu, y sin una dieta balanceada de lectura, meditación y memorización, nuestro interior se debilita.

 

Pedro nos urge a desear la leche espiritual no adulterada (o pura). A juzgar por el contexto (I Pedro 1:23-25), "leche espiritual" es una referencia a la Santa Biblia. Este versículo no habla de estado (es decir, que debemos de quedarnos en inmadurez, como niños) sino de motivación: que de la misma manera que un recién nacido anhela la nutrición natural, nosotros debemos de anhelar la nutrición que proviene de la Palabra.

 

Es la Biblia la que es nuestra regla de fe y práctica. Dios inspiró la Biblia con la eternidad en mente, y es un libro que trasciende época, nacionalidad, color y edad. Sin ella, el creyente no puede crecer apropiadamente. Últimamente he estado meditando en la inspiración y autoridad de la Biblia porque me doy cuenta que está siendo atacada con furia por todos lados. Esos ataques no son nada nuevos, y la Palabra perdurará ("Sécase la hierba, marchítase la flor; mas la palabra del Dios nuestro permanece para siempre" Isaías 40:8). Aún así, debemos de amarla y defenderla.

 

Si quieres ser un creyente en crecimiento, y con una relación personal y deleitante con Cristo Jesús, lee la Biblia. Como dijo nuestro Señor: "No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios" (Mateo 4:4).

 

Termino con otro pasaje. Hablando de las instrucciones y preceptos de Dios, David dice: "Deseables son más que el oro, y más que mucho oro afinado; y dulces más que miel, y que la que destila del panal" (Salmo 19:10).

Como Niebla

Con rapidez mi vida pasa—

No la puedo detener,

Y pestañear tras pestañear

El hoy ya es ayer.

 

Los años que han transcurrido

Están en el pasado,

Aunque no quiera, es un camino,

Que ha quedado ya trazado.

 

Mi vida es como blanca niebla,

Tan sólo un vapor,

Desaparece de repente

Como un engañador.

 

¿Quién soy yo para saber

Qué será mañana?

Es simplemente un misterio—

¿Y descifrarlo? ¡Idea vana!

 

El Dios, Creador del Universo,

Él es el Soberano,

Él es ayer, hoy y mañana,

Está todo en Su mano.

 

Así que en mi vida aquí

Yo buscaré Su gloria,

Le seguiré, y hará de mí

Una bendita historia.

Neblina

"Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece". Santiago 4:14

 

La semana pasada cumplí años. Es increíble como el tiempo ha pasado tan rápido. Parece que ayer todavía jugaba con mis G.I. Joe's y escribía mis cuentos en esa vieja Mac . . . y ahora mi vida es totalmente diferente. ¡Cómo pasa el tiempo!

 

Me puse a pensar que una buena parte de mi vida ya ha pasado y que, como no tengo idea de cuánto tiempo voy a vivir, puede ser que ya haya vivido una tercera parte de mi vida, o tal vez la mitad, o quizá la gran mayoría.

 

Santiago 4:14 es un versículo que deja a cualquiera pensando. Dice que nuestra vida es como la neblina, o vapor. ¿Has escuchado la expresión, "se evaporó"? Quiere decir que algo desapareció rápidamente. Este Lunes venía manejando por las montañas, y era a veces difícil ver bien a causa de la neblina. Sin embargo, una hora después toda desapareció por completo. Así es nuestra vida. Un día nacemos, pasa el tiempo, y morimos.

 

Mira lo que dice 1 Pedro 1:24. "Toda carne es como hierba, y toda la gloria del hombre como flor de la hierba. La hierba se seca, y la flor se cae". La palabra "carne" es una expresión que se refiere a la humanidad. Así que vemos que la Biblia nos compara con neblina y con la hierba; ¡ambas cosas no duran!

 

Ahora, el Señor no dejó estos pasajes, y otros similares, para que nos deprimamos y pasemos el resto de nuestras vidas sumergidos en un sillón meditando en nuestra existencia. Mira lo que dice Santiago 4:15, "En lugar de lo cual deberíais decir: Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello". Nota bien los verbos, viviremos y haremos. Dios quiere que hagamos cosas, que seamos activos, pero que lo hagamos con el conocimiento de que dependemos totalmente de Dios, y que nosotros no somos los soberanos de la tierra; Él lo es.

 

Te sugiero meditar: ¿Qué estás haciendo hoy que vale la pena? ¿Estas aprovechando tu vida? Pero más importante: ¿Lo estás haciendo para Dios? Si no, tus esfuerzos no valen nada (Isaías 64:6) a menos que lo hagas para la gloria de Dios (I Corintios 10:31). Si es así, tu vida, aunque neblina, vale la pena.

 

La vida solamente con Cristo vale la pena.