Estudiante para la gloria de Dios

Algunos de ustedes, como yo, son estudiantes. Yo terminé mi carrera universitaria hace poco y estudio ahora en el seminario. Tengo mucho qué estudiar por delante. Algunas veces me pregunto por qué estudiar tanto, si hay mucho qué hacer. Tal vez un pequeño porcentaje de los que leen el blog estudian teología, pero sé que la mayoría no. Sin embargo, no importa qué estés estudiando, debes saber bien por qué lo estás haciendo. Si no sabes por qué haces lo que haces, tu vida probablemente carece de sentido (aunque tal vez no lo sepas).

 

Hay una frase por el pastor-teólogo John Piper que me ayuda cuando me pregunto por qué sigo estudiando cuando podría estar haciendo algo diferente. La frase dice así:

 

«El gran propósito de todo estudio—de toda la teología—es un corazón para Dios y una vida piadosa».

 

No importa qué estés estudiando, si arquitectura, medicina, comunicaciones, pedagogía, alguna ingeniería, teología, matemáticas, letras. . . tu meta debe ser que tus estudios te lleven más hacia el conocimiento de Dios y a vivir la vida para Él. Algo que me encanta de estudiar más es que «toda verdad proviene de Dios». Eso quiere decir que la verdad de las matemáticas, ciencias, etc., provienen de Dios porque Él es el autor de toda verdad. Eso significa que tú y yo podemos encontrar a Dios no importa qué estudiemos.

 

Si estudias ciencias, encuentra a Dios en la ciencia. Si estudias arte, encuentra a Dios en el arte. Si estudias matemáticas, ¡encuentra a Dios en las matemáticas! No importa qué hagas o qué estudies, puedes glorificar a Dios con ello. Si no, pregúntale a Pablo, quien de forma radical e inspirado por el Espíritu escribió, «Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios» (I Corintios 10:31).

 

El catecismo mayor de Westminster, en respuesta a la pregunta «¿Cual es el fin principal y más noble del hombre?» responde: «El fin principal y más noble del hombre es el de glorificar a Dios y disfrutar de él para siempre». Esta respuesta debe ser la estrella polar de tu vida. No importa qué hagas, tu propósito debe ser el de glorificar a Dios y disfrutar de su bendita presencia por toda la eternidad.

 

No nos quedemos en ignorancia. Aprendamos todo lo que podamos. Aprendamos de Dios a través de la Biblia. Aprendamos de Dios a través de Su creación. Hay un mundo qué alcanzar, y Dios nos quiere usar a nosotros; a ti y a mi.

 

¿Qué estás haciendo con tus estudios?

No hay comentarios: