Ebooks

Es increíble cómo la tecnología ha cambiado nuestro mundo, en especial los medios de comunicación. Siempre he creído que los medios se pueden usar para el bien, si son usados con inteligencia y cuidado.

 

Es un placer poder ofrecer algunas de mis novelas cortas en formato ebook. Al comprar una, no solamente podrás divertirte como jamás en tu vida al leerla (está bien, estoy exagerando un poco), sino que también ayudas a un escritor a sobrevivir y comprarse una hamburguesa de vez en cuando.

 

¡Espero que les gusten! Tengo dos listas, y una en edición. Son novelas de fantasía para niños y jóvenes, aunque creo que inclusive adultos pueden disfrutarlas. Después incluiré otros trabajos, y espero tener en menos de un año lista la novela histórica que estoy escribiendo, situada en Israel en los tiempos de Cristo.

 

Para ir a mi "storefront", vayan a http://stores.lulu.com/eelizondo

 

Cualquier comentario, por favor díganme. Las portadas en estos momentos no son buenas, pero en el futuro tendré mejores. Espero después ofrecer mis trabajos más largos en papel, también

 

Sinceramente,

 

Emanuel

Regocijaos... ¿siempre?

Los mandamientos en la Biblia son imposibles de cumplir. En muchas ocasiones leo algún mandamiento y me pregunto cómo voy a poder hacerlo. ¡Imposible! Así me siento al leer Filipenses 4:4, «Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez dijo: Regocijaos».

 

Este pasaje sabemos que es un mandato porque el verbo «Regocijaos», usado dos veces en este pasaje, es un verbo imperativo. Es como si Pablo quisiera recalcar bien que su mandato no es opcional.

 

No es solamente un imperativo, sino que también debe ser una acción continua. El marco de tiempo para este mandamiento es, digamos, bastante amplio: Siempre. ¿Siempre? ¿Y qué de cuando se poncha una llanta, se la acaba la tinta a la impresora, no hay agua caliente, falla el internet, me despiden del trabajo, se va la luz, repruebo el examen, corto con mi novia, me falta dinero para pagar la luz, pierde la Selección Nacional, me pego fuerte en una uña, llego tarde a una junta, me roban mi computadora . . . siempre?

 

Sí, siempre.

 

¡Pero eso es imposible! Y es por eso que la frase entre «Regocijaos» y «Siempre» es de vital importancia: «en el Señor». ¡No en tus propias fuerzas, sino en el Señor! Esta frase se puede entender de dos maneras. Primero, que el Señor sea la fuente para cumplir el mandato. Como en Filipenses 4:13, la fuente para la fortaleza es «en Cristo», de la misma manera Cristo debe ser la fuente y poder de nuestro gozo. Debemos recordar que el gozo es una manifestación del fruto del Espíritu (Gálatas 5:22), así que es imposible tener gozo Bíblico sin la fuerza sobrenatural que proviene de una vida transformada por Cristo.

 

Segundo, que Cristo sea el objeto de nuestro gozo. La salvación que tenemos en Cristo es tan sublime que todo lo demás, todo problema, debe menguar en importancia de tal forma que nada nos pueda quitar el gozo que viene de saber que somos salvos. En un programa de detectives que vi hace poco, la pista que resolvió el caso se encontraba en el techo de la escena del crimen. Uno de los detectives al final dice algo como, «El problema es que nadie mira hacia arriba. Y la respuesta a veces está allí». Muchas veces andamos buscando la felicidad, o la respuesta a nuestras dificultades en el suelo, cuando sólo basta que miremos hacia arriba y veamos la gloria del evangelio de Cristo para encontrar allí la respuesta y darnos cuenta que, cuando Dios es nuestro Padre, lo demás son solo detallitos de la vida. ¿Apoco no es increíble que Cristo nos amo y se entregó por nosotros (Gálatas 2:20)? ¡Cristo nos amo! ¡Murió por nosotros! No hay verdad más gloriosa que esa.

 

Así que, regocijarnos es un mandato que debe ser una realidad constante, pero es imposible cumplirlo a menos que nuestra fuente de fuerza y el objeto de nuestro gozo sea Cristo. Si no eres cristiano, nunca podrás tener este gozo sobrenatural hasta que te apropies de Cristo por la fe en Su sacrificio en la cruz por ti, lo cual puedes hacer hoy mismo, allí donde estás frente a tu computadora, al arrepentirte de tus pecados y poner tu fe solamente en Cristo. De esa manera, podrás cumplir este mandato.

 

Y si eres creyente, entonces, como dice la canción para niños: «¡Sonríe! Cristo te ama».

Google Earth

Esta semana descubrí Google Earth. Es increíble. No puedo creer la cantidad de información contenida en ese programa, además de las miles de fotos que uno puede ver, y la información disponible. Se siente como viajar alrededor del mundo.
 
Al ver las fotos de diferentes partes del mundo, me doy cuenta de lo hermoso que es nuestro planeta y mucho de lo que el hombre ha hecho. Es verdad que el hombre ha causado destrucción por todas partes, pero también ha creado estructuras impresionantes. ¡Me dan ganas de viajar por todo el mundo!
 
Si tuviera 80 días de vacaciones, y el dinero de Phileas Fogg, no dudaría en recorrerlo.

C.S. Lewis, sobre el Gozo.

De la pluma de C.S. Lewis, autor de "Las Crónicas de Narnia".

 

«Nuestro Señor encuentra nuestros deseos no demasiado fuertes, sino demasiado débiles. Somos criaturas sin entusiasmo, jugando con la bebida, sexo y ambición, cuando se nos ofrece gozo infinito, como un niño ignorante que prefiere hacer pastelitos de tierra en un lodazal porque no puede imaginar lo que significa la oferta de unas vacaciones en la playa. Somos complacidos demasiado fácil» (mi traducción).

  

¡Que el Señor nos ayude a ver las maravillas de la vida cristiana, y del reino venidero! Que seamos extranjeros y peregrinos en esta tierra, y que disfrutemos de lo que tengamos, y nos gocemos inclusive en lo que no tengamos. Que toda la gloria sea para Dios.

Calvino sobre la Justificación

Juan Calvino escribió lo siguiente hablando de la Justificación. La traducción es mía:

 

«Cristo nos fue dado por la generosidad de Dios, para ser tomado y poseído por nosotros en fe. Al participar de él, recibimos principalmente una doble gracia; esto es, que siendo reconciliados a Dios a través de la inculpabilidad de Cristo, podemos tener en el cielo a un Padre de gracia en lugar de un Juez; y segundo, que santificados por el espíritu de Cristo podemos cultivar la irreprochabilidad y la pureza de vida».

 

Tomado de los Institutos de la Religión Cristiana por Juan Calvino.

 

Vía Koinonia.

Sobre Libros Viejos

Uno de los más grandes problemas con los libros nuevos es que no huelen a nada. Así es, no huelen a nada. Están hechos de papel plástico que, como el agua, son inodoros. ¡Qué tragedia!

 

El libro más antiguo que tengo hasta la fecha es un comentario del nuevo testamento, publicado hace 150 años. No es muy antiguo, pero es mucho más viejo que la mayoría de los que tengo. Las páginas están amarillas y desprendiéndose. La cubierta es de cartón duro, color verde oscuro. Y el libro huele fantástico.

 

Si, ya sé, soy extraño. ¡Pero no soy el único! Una forma de saber si una persona está obsesionada con libros es simplemente darle un libro viejo y ver si lo huele. En serio. Lo que pasa es que, leer un libro debe ser una experiencia. Cuando compro un libro, me fijo en todo. En la portada y contraportada. En qué tipografía se usó. Qué clase de papel es. ¡Todo! Si voy a pasar 6 o 7 o más horas de mi vida leyendo ese libro, quiero que valgan la pena.

 

Ese es mi mayor problema con la digitalización del libro: que se pierde la experiencia. Y tal vez cambie mi opinión un poco y termine comprando un Kindle, pero nunca será lo mismo leer Charles Dickens en un aparato que leerlo en un libro viejo que huele a madera. Acompáñalo con una taza de café, una lámpara de luz amarilla, y la máquina del tiempo se vuelve una realidad.

Alégrense las Naciones por John Piper

Aquí les paso un link al PDF online en español del libro de John Piper, "Alégrense las Naciones" (Let the Nations be Glad"). Un excelente libro acerca de las misiones y su propósito global para la gloria de Cristo.
 

Miscelánea, Julio 16.

(Pulsa en la palabra en negritas para linc)

 

DesiringGod ministries ha lanzado un currículo en español titulado, Niños Deseando a Dios. Yo no lo he visto personalmente, pero si alguien lo hace, ¡dígame!

 

Para más recursos en español por John Piper, aquí.

 

El Dr. Gibson tiene un muy buen blog en español, el cual recomiendo ampliamente.

 

¡El codex sinaiticus se puede leer en línea! Qué tiempos en los que vivimos. Pulsa aquí.

 

Una de mis páginas favoritas es escritores.org.

 

El blog de DesiringGod está publicando una breve biografía de Juan Calvino, la cual comienza aquí. (Inglés).

 

RC Sproul está dando una serie de cátedras acerca de lo que es la teología reformada. RC Sproul es uno de mis teólogos favoritos. Pulsa aquí. Ve a la sección de video.(Inglés).

 

 

Diferencias en Escatología

Tocábamos el tema de escatología (el estudio de los últimos tiempos, del griego eskatós--último, y logia--estudio de) en la clase de teología sistemática cuando el profesor dijo que aunque él era pre-tribulacionalista, pre-milenialista, las diferentes posiciones en cuanto a escatología no son un fundamento de la fe, y jamás lo había sido históricamente. Dijo que él no tenía problemas con tener comunión con un amilenialista.

 

Yo levanté mi mano. "Profesor, pero en muchas iglesias, si no eres pre-trib, pre-mil, ¡te sacan!" El profesor asintió y dijo, "Lamentablemente mucha gente que se llama 'fundamentalista' no sabe cuáles son los fundamentos". Creo que tiene razón.

 

Esta semana el Dr. AJ Gibson y Mark Dever han hablado al respecto. Aunque el Dr. Gibson y el Dr. Dever tienen diferencias en posición en cuanto a escatología (el primero es premilenialista, el segundo amilenialista), los dos opinan que el cortar comunión debido a diferencias en estos puntos es pecado, pues atentan indebidamente contra la unidad de la iglesia de Cristo.

 

El Señor Jesucristo nos ha llamado a unidad. Yo estoy de acuerdo que si alguien se desvía en un dogma (como el nacimiento virginal, la Trinidad, etc.), debemos de cortar lazos. Pero si es solamente una preferencia, o una diferencia doctrinal menor, opino que no. Y opino rotundamente que no se debe de cortar comunión cuando haya diferencias en posición en cuanto a escatología. Si mi hermano es amilenialista y yo premil, podemos trabajar juntos para la gloria de Dios.

 

Para leer los posts (en inglés) del Dr. Gibson, pulsa aquí y aquí.

 

Para escuchar el sermón (en inglés) del Dr. Dever, aquí (mensaje de Apocalipsis 20).

Sangre Salvadora

Hebreos 9:14 "¿Cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?"

 

En el antiguo testamento, el sumo sacerdote israelita ofrecía un sacrificio una vez al año por los pecados suyos y los del pueblo. Dios había mandado que «sin derramamiento de sangre no se hace remisión (de los pecados)» (Hebreos 9:22). Dios había instituido distintos sacrificios para borrar los pecados del pecador. Sin embargo, estos sacrificios eran imperfectos. Eran solamente un tipo--una representación--del sacrificio que el Señor Jesucristo haría en la cruz.

 

En Hebreos 9:14, el autor contrasta los sacrificios del antiguo testamento con el de Jesucristo. Hay varias cosas que llaman la atención en este versículo. La «sangre de Cristo» es una referencia a la obra de Cristo en la cruz. Muchos piensan que a Cristo lo asesinaron contra Su voluntad, pero la verdad es que, en la eterna soberanía de Dios, la muerte de Cristo era un plan del Padre (Hechos 4:28) y un sacrificio voluntario de Cristo llevado a cabo mediante el Espíritu ("mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo") para así hacer efectiva la redención de muchos (Hebreos 4:29). ¡La salvación, vemos, es un acto conjunto de la Trinidad!

 

Este acto tiene un propósito muy específico: la salvación del alma. Cuando dice, "limpiará vuestras conciencias", se refiere a que el poder salvador de Cristo es tal que penetra y limpia hasta lo más profundo de nuestro ser (Hebreos 10:22), y de esa manera nos limpia nuestro pecado.

 

Termina diciendo, "para que sirváis al Dios vivo"; esto es importantísimo: los únicos que pueden verdaderamente servir y glorificar al Dios vivo son aquellos quienes han sido cubiertos con la sangre de Cristo.

 

Dios te creó para que te deleites en comunión con Él y para que le glorifiques, pero sólo puedes hacerlo si te arrepientes de tus pecados y pones tu fe completamente en Cristo. ¡Tus pecados pueden ser borrados hoy! ¡Conviértete a Él!

 

La Palabra dice, «Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio» (Hechos 3:19).

Me gustaría visitar

Este es uno de los lugares que me gustaría visitar antes de morir. Hay
pocas series que he disfrutado tanto como las de Sherlock Holmes.

Nuevo librero

Aquí les dejo con una foto de mi nuevo librero, tomada con mi cámara de mi celular de súper resolución.
 
Ya compré un segundo librero para el resto de los libros que aún no he movido.
 
 

Estudiante para la gloria de Dios

Algunos de ustedes, como yo, son estudiantes. Yo terminé mi carrera universitaria hace poco y estudio ahora en el seminario. Tengo mucho qué estudiar por delante. Algunas veces me pregunto por qué estudiar tanto, si hay mucho qué hacer. Tal vez un pequeño porcentaje de los que leen el blog estudian teología, pero sé que la mayoría no. Sin embargo, no importa qué estés estudiando, debes saber bien por qué lo estás haciendo. Si no sabes por qué haces lo que haces, tu vida probablemente carece de sentido (aunque tal vez no lo sepas).

 

Hay una frase por el pastor-teólogo John Piper que me ayuda cuando me pregunto por qué sigo estudiando cuando podría estar haciendo algo diferente. La frase dice así:

 

«El gran propósito de todo estudio—de toda la teología—es un corazón para Dios y una vida piadosa».

 

No importa qué estés estudiando, si arquitectura, medicina, comunicaciones, pedagogía, alguna ingeniería, teología, matemáticas, letras. . . tu meta debe ser que tus estudios te lleven más hacia el conocimiento de Dios y a vivir la vida para Él. Algo que me encanta de estudiar más es que «toda verdad proviene de Dios». Eso quiere decir que la verdad de las matemáticas, ciencias, etc., provienen de Dios porque Él es el autor de toda verdad. Eso significa que tú y yo podemos encontrar a Dios no importa qué estudiemos.

 

Si estudias ciencias, encuentra a Dios en la ciencia. Si estudias arte, encuentra a Dios en el arte. Si estudias matemáticas, ¡encuentra a Dios en las matemáticas! No importa qué hagas o qué estudies, puedes glorificar a Dios con ello. Si no, pregúntale a Pablo, quien de forma radical e inspirado por el Espíritu escribió, «Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios» (I Corintios 10:31).

 

El catecismo mayor de Westminster, en respuesta a la pregunta «¿Cual es el fin principal y más noble del hombre?» responde: «El fin principal y más noble del hombre es el de glorificar a Dios y disfrutar de él para siempre». Esta respuesta debe ser la estrella polar de tu vida. No importa qué hagas, tu propósito debe ser el de glorificar a Dios y disfrutar de su bendita presencia por toda la eternidad.

 

No nos quedemos en ignorancia. Aprendamos todo lo que podamos. Aprendamos de Dios a través de la Biblia. Aprendamos de Dios a través de Su creación. Hay un mundo qué alcanzar, y Dios nos quiere usar a nosotros; a ti y a mi.

 

¿Qué estás haciendo con tus estudios?

Tenemos un Dios grande

Hace dos días me cambié de mi cuarto a vivir en un departamento dentro de la universidad. Es mucho más grande que el cuarto en donde he vivido por cinco años. Aunque es un departamento para seis personas, tiene una cocina y una sala-comedor. ¡Nada mal!

 

Lo más emocionante es que compré dos libreros que poco a poco se van llenando. El papá de mi novia me escribió un email diciéndome que me va a regalar tres o cuatro cajas llenas de libros (él tiene muchísimos libros y se va a cambiar de casa), así que la cosa se pone cada vez mejor.

 

El Señor es bueno siempre. Inclusive cuando suceden cosas que parecen malas. Hace poco sufrí un accidente automovilístico de donde salí ileso, excepto por un desalineamiento en mi cuello y espalda. Cuando sucedió el accidente analicé mi vida para ver si Dios me estaba llamando la atención, o si simplemente probaba mi fe. Esa semana me paré firme en mi creencia de la suprema soberanía de Dios. Y le ha placido a Dios bañarme de bendiciones después del accidente. Yo sé que Él no siempre hace eso con todos, pero decidió hacerlo conmigo. El seguro de la señora que me chocó está pagando mi tratamiento, compré un carro mucho mejor que el que tenía, y ahora hasta tengo departamento nuevo. . . aunque esto último no tiene nada que ver directamente con el choque.

 

Pero hay algo que sí, y quiero compartirlo, aunque es tan pequeño que parece insignificante, pero creo que Dios es un Dios detallista.

 

Dos semanas antes del choque fui con mis amigos a un mall, y al entrar a una tienda vi una almohada ergonómica que me llamó la atención. Pensé en comprarla, pues dicen que es buena para el cuello y para dormir bien, pero no lo hice porque se me hizo muy cara. Pues bien, la semana pasada, en el tratamiento con el quiropráctico, el doctor me dio una de esas almohadas ergonómicas, y como es parte del tratamiento, me salió completamente gratis.

 

Como dije, es un detalle pequeño, lo cual es un testimonio del Dios tan grande que tenemos.

Roma y Calvino

L'Osservatore Romano, el diario del Vaticano, publicó un artículo de uno de mis teólogos favoritos, figura quien Dios usó para iluminar las tinieblas, y cuya teología de la supremacía y soberanía de Dios está resonando hoy más fuerte que nunca.
 
Hablo de Juan Calvino.
 
Qué interesante que Roma escriba acerca de aquel cuya teología va muy en contra a la Romana, sobre todo en cuanto a la salvación se refiere. Nóten bien la parte en que se habla en cuanto a la "eucaristía", e investiguen bien al respecto para que no se confundan. Las creencias de Calvino eran muy similares a las de Lutero (las cuales reflejan a las de Agustín), y la santa sena era una de ellas. Diferente a lo que creemos la mayoría de los evangélicos hoy en día. Aún así, Calvino sigue siendo uno de los más grandes exegetas (intérpretes) y maestros de la Biblia que Dios nos ha dado a la iglesia.