Reseña: Odd Hours por Dean Koontz


Dean Koontz es mi autor favorito de ficción popular junto con Michael Crichton, quien falleció hace poco. Lo que me gusta del sr. Koontz es la variedad de géneros que escribe. Todos dentro de la ficción popular, pero ha escrito desde horror hasta comedia. Cuando sale un libro nuevo de Koontz, uno no sabe qué va a leer.


«Odd Hours» es el cuarto libro en la serie de Odd Thomas. El personaje principal, debido a un error en su certificado de nacimiento, se llama «Odd» en lugar de «Todd». Esto tiene significado, pues en inglés odd quiere decir «extraño». Y vaya que Odd Thomas es extraño, pues tiene varios talentos paranormales. Para empezar puede ver fantasmas, los cuales vienen a él pidiéndole ayuda (sí, como en “Sexto Sentido”). Además de eso, tiene una habilidad (una de las que más me gusta) que se llama «magnetismo psíquico». Cuando Odd quiere encontrar algo o alguien, simplemente piensa en esa persona u objeto, deambula por las calles, y gracias al magnetismo psíquico lo encuentra. Esas habilidades, entre otras, meten a Odd en muchos problemas, porque no las puede controlar bien. Algunas veces el mangetismo psíquico lo atrae a la persona que no quiere ver (al villano en muchas ocaciones).


Esta novela es high concept. Esto es, los riesgos son muy altos. De hecho, la vida de millones, pronto nos damos cuenta, dependerá de Odd.


Odd ya no está en el monasterio (libro 3), sino que se ha movido a Magic Beach para pasar un poco de tiempo en tranquilidad. Pero los problemas lo encuentran. Odd, en una visión paranormal, ve que una catástrofe se acerca. Una mega-catástrofe. Pronto Odd conoce a una muchacha que al parecer tiene también algún tipo de habilidades sobrenaturales, y quien es perseguida por unos hombres psicópatas, y antes de que digamos Koontz la novela se torna más difícil de dejar, pues Odd se encuentra con un plan para destruir varias ciudades con bombas nucleares, y él es el único que puede detener a los «malos».


Aunque en algunas partes el diálogo que usa el sr. Koontz es un poco fastidioso (hay partes en que el diálogo es por casi dos páginas, y cada oración consiste en cinco o seis palabras), y aunque esta una típica novela en donde uno sabe que al final Odd va a ganarle a todos aunque sea un joven sin las habilidades de James Bond ni la técnica de Jackie Chan, uno sabe que él es más bien casi invencible, como Chuck Norris, pero sin el Tae Kwon Do (ni los jeans y sombrero).


Pero sin duda alguna, el libro es divertido. Y estoy seguro que eso es exactamente lo que el sr. Koontz quiere: entretener. Koontz no es Dickens ni García Marquez, pero si buscas un libro para relajarte en un sillón alconchonado y descansar la mente después de un día de trabajo, «Odd Hours», y la serie de Odd Thomas, son una buena elección.


--------------------------------------------------

Por cierto, el nuevo libro de Koontz, «Relentless», es no.1 en la lista de éxitos de venta del New York Times, y ya quiero leer el libro 3 de la serie Frankenstein, que sale el próximo mes.

1 comentario:

Natan dijo...

Hey, Había bajado ese libro y a la fecha sigo sin leerlo, alratito mismo lo empiezo! Oye si vi lo de twitter, esque tiene que ver mucho el layout que estes usando, tendrías que moverle en el codigo pero pues no sabría ni por donde empezar :s Saludos