Reseña: Just do Something (Sólo Haz Algo) por Kevin DeYoung

Dios no encubre su voluntad. Dios no está en el cielo tramando cómo hacer que batallemos para saber que es lo que Él quiere que hagamos. Dios quiere que sigamos Su voluntad, y seguirla es algo sencillo que cualquier cristiano puede hacer sin tener que recurrir a sueños, impresiones, puertas abiertas, suerte, abrir la Biblia al azar, etc.

Just Do Something («Sólo haz algo») por Kevin DeYoung es uno de los mejores libros que he leído acerca de cómo encontrar y seguir la voluntad de Dios. Otro que me gustó fue Found: God's Will («Encontrada: la voluntad de Dios») por John MacArthur, y los sermones que el Dr. Greg Mazak da al respecto.

«Si Dios tiene un plan maravilloso para mi vida—escribe DeYoung—, [...] ¿entonces por qué no me dice cual es?» Este es un problema para muchos creyentes, grandes y pequeños. En las primeras página, DeYoung trata de desmentir el mito de que Dios tiene un sólo plan específico para tu vida, y que si no lo encuentras, tu vida será miserable. Lo que DeYoung trata de decir es que, en la soberanía de Dios, Él sabe perfectamente qué harás en tu vida, pero tú no tienes que afanarte en tratar de adivinar cual es esa voluntad, porque esa es la voluntad secreta de Dios, la cual Él no revela a nadie. Tu responsabilidad es hacer Su voluntad de dirección, y esa es muy fácil de saber. 

¿Cual es la voluntad de Dios para tu vida? DeYoung escribe: «Se santo como Jesús, por el poder del Espíritu, para la gloria de Dios» (62). ¡Eso es, así de simple! DeYoung cita numerosos versículos en donde el cristiano es instado a hacer esto o aquello, pues «esta es la voluntad de Dios», y todo lo que se recomienda son cosas espirituales, como amar a Dios, al prójimo, etc. La pregunta entonces es, ¿pero qué de mis estudios, mi trabajo, con quién casarme, qué carro comprar, qué casa elegir, etc.? La respuesta es: Dios te dio un cerebro; úsalo. DeYoung hace un trabajo maravilloso de convencer al lector que la forma de tomar decisiones cotidianas es a través de la sabiduría. Sabiduría es saber vivir con destreza. 

Si tu pasión en la vida es Cristo y la gloria de Dios; su tu deleite está en su Palabra; si tu tesoro máximo es Cristo Jesús. . . tomar decisiones no debe ser difícil. No se deben tomar a la ligera, claro; cada decisión debe ser analizada, asegurarse de que está en línea con los preceptos Bíblicos, y al final, tomar la decisión.

Como dice MacArthur muchas veces: si tu deleite es Jehová, al final, haz lo que quieras. ¿Cual carro comprar? El que más te guste. ¿Con quién casarte? Con la persona que te guste y que sea creyente. ¿Qué casa comprar? La más bonita con el mejor precio. ¿A qué Iglesia asistir? A la que predique la Palabra. ¿Cual trabajo escoger? ¡El mejor, pues! ¡En el que más glorifiques a Dios!

Tomar decisiones no debe ser una tarea increíblemente difícil, y el creyente no debe esperar respuestas místicas. La Biblia se encarga de decirnos la voluntad de Dios en cuanto a lo que en realidad importa, y esto es lo espiritual. En cuanto a decisiones materiales, Dios espera que usemos la sabiduría y buen juicio que vienen al vivir una vida piadosa. Esa es la clave. Si tú no sigues a Cristo, y si no atesoras Su Palabra, ¿cómo esperas «encontrar» la voluntad de Dios? Eso es hacer trampa. Es usar a Cristo y a la Biblia como talismán.

Me encanta cómo DeYoung cierra al libro. Si no quieres leer este último párrafo, y mejor quieres leer el libro, entonces sáltate este párrafo. Así termina: «Entonces la última palabra es esta: Vive para Dios. Obedece las Escrituras. Piensa en otros antes que en ti mismo. Se santo. Ama a Jesús. Y mientras hagas estas cosas, haz lo que quieras, con la persona que quieras, en el lugar que quieres, y estarás caminando en la voluntad de Dios.»

Así que la recomendación es la misma que el título. Ya basta de "buscar", y haz algo.

1 comentario:

Gian dijo...

Excelente Reseña sir. Este libro, desde que empezamos a hablar de él quería leerlo. Ahora mas con esta buena recomendación.

Mejor me voy a poner a hacer something en el trabajo.

Saludos