El Caso del Prevaricador


Esta semana, en mi lectura Bíblica, me encontré con una palabra interesante: prevaricar. Estoy leyendo Proverbios en mi lectura diaria, y esa palabra aparece por todos lados. El hombre prevaricador, prevaricar, y en otras diferentes formas. Claro que he leído la palabra antes, y tenía una idea vaga de su significado juzgando por el contexto. Pero allí está la
clave: una idea vaga. ¡Y la palabra parece ser tan importante! 

Así que decidí sacar mi lupa y gabardina, e investigar, de una vez por todas, su significado.

Decidí confiar en las excelentes traducciones que tenemos a nuestra disposición. Si tienes Internet (y al parecer sí), las opciones se vuelven tan grandes que estoy seguro Lutero, Erasmo y Wycliffe estarían muy celosos de nosotros.

Primero, ya que conocía la traducción usada por Reina-Valera, comencé mi búsqueda con la reverenciada Real Academia Española. No me gustan los artículos que comienzan: "El diccionario dice que ___ quiere decir. . ."

Pero supongo que a veces es inevitable. Los diccionarios son nuestra principal fuente de conocimiento en cuanto a la lengua. Así que leí: «Prevaricación: Delito consistente en dictar a sabiendas una resolución injusta una autoridad, un juez o un funcionario». No soy un lingüista, pero la redacción no me parece la mejor. Aún así, se distingue que el significado tiene que ver con injusticia premeditada. Entré a Bible Gateway para ver cómo se traducía esta palabra en otras versiones. La NASB y la ESV usan «trecherous», que quiere decir engañoso, y la ESV en varias ocasiones usa «traitor», traidor. La popular NIV usa la palabra infiel. 

Busqué un poco más, para asegurarme de que ya tenía el significado básico de la palabra, y al re-leer algunos de esos pasajes mi entendimiento creció. Un prevaricador es una persona pagana (un inconverso) quien se deleita en engañar. Es una persona en la que no se puede confiar. Es amigo de los ladrones y de los destructores. Es una persona a quien Dios odia y a quién juzgará a su tiempo. La palabra «prevaricador» ha caído en desuso.

Nunca he oído a alguien decir en corte, "¡Es un prevaricador!". Es por eso que, cuando leemos la Palabra, es importante asegurarnos que sabemos lo que estamos leyendo. Si no hay comprensión, no hay sabiduría. La Biblia no es un libro mágico que nos transfiere buena vibra al leerlo. Es un libro sagrado el cual debe ser leído, comprendido, memorizado y meditado.

Si eres de los que lees un Proverbio al día (y espero que más que eso), espero que la próxima vez que veas prevaricador sepas lo que significa. Y si te encuentras con alguna otra palabra algo desconcertante, investígala, y si tienes tiempo, hazme saber lo que encuentres.

Para leer la parte 2 de este artículo, pulsa aquí.

5 comentarios:

Unknown dijo...

amigo buena tu investigacion sobre la palabra prev. pero en lo que no estoy de acurdo contigo y con nadie es que DIOS odie a las personas pues Las Sagradas Escrituras dictan que lo que DIOS odia es el mal que hacen las personas pero no a las personas aunque estas un dia daran cuenta de su mal hacer amigo para ser un buen investigador hace mucho mas que gafas gabardina etc.

Emanuel dijo...

Juan Enrique, ¡gracias por tu comentario! Sin duda alguna que se necesita más que una gabardina para ser investigador, aunque siempre ayuda tener una, ¿no? :P

Entiendo que estés en desacuerdo conmigo. Yo creo, igual que tú, que Dios ama a las personas. Sin embargo, la Biblia es clara que Dios no solamente odia el pecado sino también pecador que no se arrepiente. La doctrina del pecado heredado es ortodoxa y bíblica (por ej., Salmo 51:5; Ro 5:9).

En cuanto a si Dios odia al pecador, Pablo dijo: "éramos por naturaleza objeto de la ira de Dios" (Ef 2:3). Nuestro pecado nos hace odiosos ante Dios. Es por eso que al cuando un humano muere en su pecado, Dios castiga ese humano.

El mito de que "Dios odia al pecado pero ama al pecador" proviene de Gandhi, y no de la Palabra.

Dios ama al mundo. Envió a Cristo a morir por el mundo. Pero lo hizo porque estaba airado contra la humanidad, por nuestra rebelión. Y en su amor envió a Cristo.

Sin duda nuestro Dios es admirable, complejo, y temible.

Alexander dijo...

Grcias Emanuel, la verdad me fue muy util tu investigación, Estaba leyendo Isaías 46:8 y me detuvo esa palabra, "Prevaricadores" la cual empecé a buscar pero ninguno en realidad tiene un satisfactorio comentario, su investigación abrió mi entendimiento al respecto. No soy quien para aprobar o desaprobar su trabajo, creo que debo retener lo bueno y desechar lo malo. Pero hay quienes de todo quieren formar una discusión.
Gracias nuevamente bendiciones de Dios.

Edison Virto dijo...

Estimado Emanuel Elizondo, muy buen el aporte con el tema del significado del Prevaricador.

respecto a tu ultimo comentario:
"la Biblia es clara que Dios no solamente odia el pecado sino también pecador"
es un tema muy amplio del DEBATE de AÑOS Y AÑOS

Aqui te dejo un versiculo de muchos referente a este tema:

Cuando la Biblia dice que Dios odia a una persona, es una exageración (hipérbole) que se hace para comunicar la idea de la ira de Dios en contra de lo que la persona ha hecho (y, claro, contra la persona misma, si es que la persona no se arrepiente).

Lo mismo es cierto de Sal 11:5. En ese verso, David declara que Dios aborrece a los malos; pero el contexto indica que David está pensando en la ira de Dios, no en el odio de Dios. Eso queda claro en el siguiente verso - “Sobre los malos hará llover calamidades” (Sal 11:6). El castigo de Dios a los malos, es lo que da la impresión que los odia. Pero Dios no es un Dios de odio, sino de amor. La ira de Dios no es una expresión de odio, sino una expresión de Su justicia.


cuando lo escuchamos con atención entenderemos que Dios también extiende Su mano hacia el pecador, llamándolo al arrepentimiento.

y en el Nuevo Testamento en el libro de Juan podemos corroborar mas puntos del AMOR DE DIOS por los pecadores y su arrepentimeinto por AMOR A ELLOS. AMén.

Emanuel dijo...

Edison, gracias por tu comentario.

Estoy de acuerdo contigo, aunque el odio de Dios no es solamente hipérbole, sino una realidad. Sin embargo, Dios es también es un Dios de amor, es por eso que como dijo Pablo, "Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida" (Romanos 5:10).

La única manera de entender el amor de Dios es entender su ira. Al entender su ira, el amor de Dios cobra aún más vida, y podemos agradecer de Dios por su salvación.