¿Contemporánea? ¿Tradicional? ¡Ahhhh!

No hace mucho una persona cuestionó mis convicciones acerca de la música. Aunque su argumento, en mi opinión, no era muy bueno, me hizo pensar cuáles son mis convicciones y opiniones en cuanto a la música eclesiástica—o sea, la música usada en la iglesia para adorar a Dios.


Me disgusta un poco cuando la gente dice, «¿cual es el estilo que alaba a Dios?» ¿El estilo? La palabra es vaga y no me gusta. ¿Hay solamente un estilo que alaba a Dios? Además, temo que si decimos que solamente se puede usar un estilo para adorar, ¿qué de la iglesia en otros países, en donde ese estilo sonaría completamente foráneo? ¿Qué si no hay violines y piano? ¿Qué si los que cantan no pueden hacerlo a diferentes voces y con vibrato?

No soy un experto en la música. Hay gente quienes considero ejemplo cuyas diferencias de opinión en cuanto a música me dejan un poco confundido. Algunos sólo usan conservadora, otros contemporánea, otros un balance entre las dos.


Yo, aunque no acepto mucha de la música «contemporánea», hay alguna que me encanta. Lo que verdaderamente me disgusta de mucha de la música creada hoy en día, conservadora o contemporánea (por usar dos términos populares), es que la letra es débil y la melodía aburrida. Hay falta de creatividad. Suena seco. Pero cuando escucho una canción con letra que me da escalofríos y humedece mis ojos, y con una melodía que mueve mis afectos hacia Dios, ¡ah!, ¡eso sí que me gusta! Por eso disfruto de Ante el Trono Celestial, en donde recuerdo que Jesucristo es mi Sacerdote y quien intercede ante el Padre por mi causa, o His Robes for Mine («Sus Ropas por las Mías»), que habla de la sustitución que se lleva a cabo en la salvación del humano. Esas dos canciones fueron creadas recientemente, y la melodía suena fresca y nueva. Lo mismo siento al cantar «Castillo Fuerte» o «Santo, Santo, Santo». ¡Letra magnífica, melodía fascinante!


Ya dije que no soy un experto en música, pero en internet encontré una página por una iglesia que está creando música fresca con letra sólida; me gustó, pues tienen allí su filosofía de música. La voy a escribir aquí, traducida, sin las explicaciones. El crédito es de ellos, y el link a su página lo encontrarán abajo.

La música para adorar debe ser:


· Intencionalmente Escritural.

· Intencionalmente glorificante a Dios.

· Intencionalmente Cristo-céntrica.

· Intencionalmente congregacional.

· Intencionalmente ferviente.

· Intencionalmente distinta.


(Fuente: http://www.churchworksmedia.com/about/)


Sé que dejé fuera, al menos en este post, el gran debate acerca de cómo debe sonar la música. Así rapidito, en mi opinión, se puede usar cualquier instrumento, pero los instrumentos no deben opacar jamás las voces. La música debe tener un balance entre alegría y suavidad, y debe de ser vertical; quiero decir, el propósito de ella debe ser la adoración. En cuanto a si es mejor usar un «estilo» tradicional o contemporáneo, y aún cuando mi preferencia es hacia lo tradicional. . . en mi opinión. . . balance, balance, balance.

3 comentarios:

Gian dijo...

Amen!

Los hermanos de SovereignGraceMusic tienen buena música contemporanea.

http://www.sovereigngracemusic.org/

Anónimo dijo...

MUY DE ACUERDO.....

Anónimo dijo...

Me encanto lo que dijiste...sin duda la musica de sovereing grace es muy buena. O great God es una de las mejores que he escuchado y al igual que tu disfruto mucho de cantar esa letra que llena mis ojos de lagrimas cuando recuerdo lo que Dios hizo y esta haciendo en mi vida.
Al igual que si canto Adoremos a Dios o Hombres fieles.

Gracias por compartir tu blog y sobre todo por ser uno de los primeros que expresa esto.

Dios te bendiga emanuel...!

Atte. Paola Garcia