Instituciones Judías (Parte II)

El Sanedrín


Jesucristo, poco antes de Su crucifixión, estuvo delante del Sanedrín y, después de ser acusado de blasfemia, fue sentenciado a muerte.


El Sanedrín fue un concilio de líderes con autoridad religiosa y civil en Israel. Los orígenes del Sanedrín son algo inciertos, pero la tradición Rabínica clásica sostiene que el Sanedrín tiene sus inicios en el tiempo de Moisés, quien constituyó un Concilio de setenta ancianos; un total de setenta y uno con Moisés mismo como el líder.


En los tiempos de Cristo, el poder del Sanedrín se estaba extenuando. De acuerdo con Hugo Mantel, el poder del Sanedrín durante el reino de Herodes era limitado solamente a cuestiones religiosas, y «bajo los procuradores Romanos la situación empeoró para los Fariseos, pues el Sanedrín era ahora privado frecuentemente inclusive del derecho de juzgar casos civiles» (Mantel, 55).


Hay diferencias de opinión en cuanto el número de Sanedrines que existieron, pero dos es el número más aceptado; un Sanedrín político y uno religioso. El Sanedrín Religioso, o el «Gran Bet Din», era dirigido por el presidente, el «Nasi», y el vicepresidente, el «ab bet din».


El Sanedrín jugó un rol importante en los Evangelios. Aunque la mayoría de las veces da una mala impresión, no todos sus miembros eran antagónicos hacia Cristo. Nicodemo era un miembro del Concilio cuando fue a Jesús de noche y le hizo esa gran pregunta acerca del nuevo nacimiento (Juan 3:1,4). José de Arimatea era no solamente un miembro distinguido del Sanedrín (Marcos 15:43; Lucas 23:50), sino también un discípulo de Cristo (Mateo 27:57). Ambos hombres enterraron el cuerpo de Cristo después de Su muerte (Juan 19:38-39).


Lamentablemente, es el Sanedrín quien sentenció a Jesucristo a muerte, y quien después sentenció a Estéban a morir apedreado. Así que aunque estos hombres intentaban servir a Dios, las palabras de Gamaliel eran ciertas en cuanto a ellos: en lugar de servir a Dios, luchaban contra Él (Hechos 5:39).


------------------------------

citas:

Hugo Mantel, Studies in the History of the Sanhedrin (Cambridge, Mass.: Harvard University Press).

1 comentario:

Gian dijo...

Hey! Gracias por tu comentario. Muy buenos tus posts de las instituciones judías! He aprendido algo nuevo !