...Cuyo ayudador es el Dios de Jacob.

«Bienaventurado aquel cuyo ayudador es el Dios de Jacob, cuya esperanza está en Jehová su Dios» Salmo 146: 5.

 

Pregúntele a cualquier persona en la calle, «¿Qué es lo que deseas en la vida?», y probablemente recibirá diferentes respuestas que básicamente dicen lo mismo: «busco felicidad». La gente busca ser feliz ya sea en tener dinero, amigos, un trabajo seguro, una familia o una mascota. Algunos están dispuestos a hacer cualquier cosa para ganar esa felicidad ilusiva, aún si incluye gastar dinero en boletos de lotería, hacer trampa en el trabajo, o robar a otros. ¿Y por qué? Porque la gente busca la felicidad desesperadamente, pero no la halla.

 

La Palabra de Dios el Manual Para la Verdadera Felicidad. Solo basta buscar un poco y uno se encuentra con el Salmo 1 («Bienaventurado el varón. . .»), las Bienaventuranzas de Cristo en Lucas 6, o el versículo 5 del Salmo 146. En este versículo vemos que aquel que puede llamar a Jehová su ayuda y esperanza, posee la verdadera felicidad. Este Dios no es solamente el Dios Creador (v. 6; Génesis 1), sino también un Dios que guarda, hace justicia, da pan, liberta, abre los ojos, levanta, ama, guarda, y reina por siempre (vs. 6-10).

 

Antiguamente los dioses paganos eran seres poderosos (aunque no omnipotentes) que tenían que ser aplacados constantemente debido a su temperamento iracundo o su insaciable deseo de sangre; sin embargo el verdadero Dios, el Dios de Israel, el Dios de Su pueblo escogido—su Iglesia—es un Dios que es todo Justicia y todo Amor. Tenerlo a Él por padre es vivir en una torre fuerte (Proverbios 18:10), es tener un dulce pastor (Salmo 23), es ser verdaderamente feliz, como lo dice este mismo Salmo.

 

Si el día de hoy puedes decir, «Abba, Padre», entonces posees la Felicidad. No te confundas. Deja de buscar en otros lados. Deléitate en Jehová. Disfruta de Su presencia. Haz un festín de la comunión con Él, comparte de Él con otros, ¡busca glorificarle! Termino con esta frase  por el pastor-teólogo John Piper: «Dios es más glorificado en nosotros cuando estamos más satisfechos en Él».  

 

 

No hay comentarios: