Ya lo necesitaba

Hoy regresé a clases después de unos cuantos días de vacaciones por el Día de Acción de Gracias. Creo que es un excelente día festivo que se celebra por acá. Tenemos tanto de qué dar gracias. Pero este post no es acerca de eso.

 

Después de tres meses de clases, este pasado fin de semana me tomé la libertad de leer unos cuantos capítulos de Oliver Twist, novela de Charles Dickens. ¡Vaya que lo disfruté! No es que no me guste leer libros de Teología Sistemática, o artículos acerca de la inspiración de la Biblia, o repasar una y otra vez vocablos griegos, pero sinceramente hay pocas cosas que me traen más placer que sentarme en un buen sillón--con una taza de café lo suficientemente cerca para disfrutar no solamente de su sabor, sino también de su aroma--a leer una buena novela.

 

Cada vez que pienso en libros como 20,000 Leguas de Viaje Submarino, La Vuelta al Mundo en Ochenta Días, Miguel Strogoff, Cinco Semanas en Globo (soy un fan de Julio Verne… ¿se nota?), Jurassic Park, Life Expectancy, Las Aventuras de Sherlock Holmes, Dejados Atrás, Esta Patente Oscuridad, Las Tumbas de Anac, etc., etc., recuerdo esos momentos en mi cama o silla en la que pasé horas fascinado por esos personajes, historias y mundos, totalmente absorto en un mar de palabras que me traían diversión increíble. Si no te gusta leer, lo que acabo de decir debe ser no solamente extraño, sino una completa locura.

 

Si a alguien no le gusta leer, es porque no ha leído un buen libro. Esa es mi filosofía. En cuanto a mí, me encantan las buenas historias. Me encantan los buenos libros. Esos libros que merecen una ovación de pié cuando uno los termina (y son pocos los que han merecido ese privilegio, debo admitirlo).

 

Obviamente no he terminado Oliver Twist. Llegué hasta el capítulo 12. Pero mi meta es terminarlo en las vacaciones navideñas. Desde hace mucho que he querido leer un libro de Dickens, porque para mi vergüenza, solamente he leído Un Cuento de Navidad, y eso fue hace unos seis años.

 

No sé que planes tengas para tus vacaciones navideñas, pero tal vez ya deberías de estar pensando en qué libros vas a leer. Yo he estado pensando en ello desde principios de semestre.

No hay comentarios: