Un versículo de aliento

"Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro". Hebreos 4:16

 

Leí este versículo hoy en la mañana y me fue de bendición. Todo el capítulo me sirvió mucho. Es increíble que, gracias a Jesucristo, tengamos acceso directo al Padre. Por miles de años atrás nadie podía acceder a Dios de la misma forma que nosotros; tenían que hacerlo a través del Sumo Sacerdote, quien entraba a ver a Jehová una vez al año. Pero ahora no es así. Cristo lo cambió todo.

 

Y ahora podemos llegar hasta el trono de Dios, confiadamente y con toda reverencia, para alcanzar la misericordia y gracia que necesitamos día con día.

 

Espero que este versículo te sea de bendición.

No hay comentarios: