No hay coincidencias

El avión rumbo a Detroit estaba casi lleno, excepto por el asiento junto a mí. Estaba yo muy emocionado por la oportunidad de viajar allí a una conferencia en donde podría escuchar a un pastor muy reconocido, además de ver a un amigo Español que tengo allí.

 

Lo único que me preocupaba es que no había terminado mi trabajo acerca de los Fariseos, el Sanedrín y la Sinagoga. El maestro había sido claro: «Si tu trabajo no está en mi cuenta de email antes de las ocho a.m. de mañana, voy a tener que restarle una letra a tu trabajo». ¡Gulp!

 

Un joven se sentó junto a mí, y poco después del despegue se puso a leer un libro. Yo saqué mi nuevo libro de John Piper y lo comencé a leer. Unos diez minutos después el joven me dice, «¿Qué estás leyendo?». Inmediatamente pensé: No creo que le vaya a gustar mucho el título. "Pecados Espectaculares." ¡Va a pensar que soy un fanático religioso! Ese fue mi pensamiento, lamentablemente. Aclaré mi garganta y le dije. Su ceño se frunció un poco. Me alisté para que me dijera lo extraño del título, o para que rápidamente regresara a su propia lectura.

 

En lugar de eso me dijo: «¿Es el nuevo libro de Piper?». Entonces supe que la persona tenía que ser cristiana. Lo que no me esperaba es que este joven no solamente era cristiano, ¡sino profesor de Biblia en la Universidad en donde yo estudio! (Es el profesor más joven de la Universidad. Tiene dos años enseñando).

 

No pude desaprovechar la increíble coincidencia (¿coincidencia? ¡Sí, claro!), así que saqué mi computadora y le pedí que si por favor le podía dar un vistazo a mi trabajo. Al verlo, me dijo, «Tu formato está mal. El estándar es el formato "Turabian". ¿Es el primer trabajo que escribes en formato Turabian?». Le dije que sí, y que no tenía idea de lo que estaba haciendo.

 

El profe rápidamente sacó su laptop y me dijo, «Pon tu trabajo en mi flash drive. Tengo un wizard en mi compu que te ayuda en el formato. Yo te ayudo». Así que la próxima hora me mostró como escribir en ese estilo (Turabian es el formato que piden en el Seminario para todos los trabajo escritos), y terminamos poco antes de aterrizar.

 

Pasé una larga noche en Detroit terminando de escribir el trabajo, además de editarlo bien y asegurarme de que la prosa era buena. La próxima mañana mandé mi trabajo a las siete de la mañana.

 

Me llegó el resultado hace dos días: ¡Una A!

 

Ayer, al entrar al supermercado en la noche, vi al profesor que me ayudó en el avión. Le di las gracias y le dije de mi resultado. Me felicitó.

 

Dios trabaja de formas increíbles. Sencillamente increíbles. Su soberanía es absoluta. Sus caminos altos, sublimes, e incomprensibles. Que todos los pueblos lo alaben y se postren ante Él, nuestro gran Dios.

No hay comentarios: