Teología y Griego

Me senté en la cómoda silla a esperar a que llegara el profesor. El cuarto contaba con dos pantallas gigantes, el púlpito, y conexión eléctrica en cada silla para las computadoras personales. El edificio tiene además internet inalámbrico, una pequeña biblioteca y un museo de la historia del evangelismo en los EUA.

 

Pronto llegó el maestro: delgado, bajito, de cabello gris y lentes gruesos. «Bienvenidos a Teología Sistemática» dijo. ¡Mi primera clase en el Seminario! Así es, hoy oficialmente comencé las clases en el Seminario de la Universidad. La verdad es que ya quería desde hace mucho que este día llegara.

 

El profesor de TS no dio clase hoy, sino más bien una introducción al curso. Nos habló de cómo todos los cristianos deben ser teólogos ("formales" o "informales"), porque todo creyente debe estudiar quién es Dios a través de la Biblia. Nos dijo que aunque muchos creen que Teología Sistemática es una materia aburrida (¿quién puede creer algo así?), él haría lo posible por hacer la materia interesante y transformadora.

 

Al terminar la clase fui a la segunda: Griego Básico. Me senté en el pequeño cuarto junto con otra docena de muchachos y muchachas bastante amables y sonrientes (a pesar de que nadie pensaría encontrar sonrisas en una clase que enseña una lengua muerta), y el profesor, un joven que está haciendo su doctorado en Teología, nos explicó algunas ventajas de saber griego.

 

«Es un privilegio poder leer las Escrituras en el idioma en que fueron escritas» nos dijo. «No queremos conocimiento solamente con el fin de tenerlo, sino para compartir con otros la verdad bíblica».

 

Nos explicó que dentro de menos de un año estaremos traduciendo I Juan del griego al inglés. «Y para la próxima clase quiero que puedan escribir todo el alfabeto griego en menos de sesenta segundos» nos dijo justo antes de que sonara la campana. (Por cierto, la palabra alfabeto viene de las dos primeras letras griegas, Alfa y Beta).

 

El resto de mi día es para trabajar y estudiar. Mañana tengo Introducción al Nuevo Testamento y El Discipulado Cristiano. A ver qué tal me va.

 

Espero, a través de este blog, comunicar algunas de las cosas que aprenda. Prometo no aburrirlos (no adrede, al menos). Si hay algo que no quiero es que los creyentes crean que la teología es aburrida, cuando en realidad es todo lo contrario.

 

1 comentario:

Jenny Guzman dijo...

Hey hola!
Que padre que ya comenzaste con tus clases de seminario.
Echale muchas ganas!

Saludos!