Atrapado

Hoy me quedé atrapado afuera de mi cuarto. Sí, afuera. Lo que pasa es que al regresar de la comida decidí tomarme una breve siesta para recargar baterías antes de irme a trabajar. Cuando me levanté, algo desorientado y con el cerebro mal funcionando, salí de mi cuarto sin las llaves, y cuando traté de entrar… nada.

 

Llamé a Seguridad, esperé afuera de mi cuarto, mirando mi reloj mientras el tiempo pasaba, repasando conjugaciones de griego en mi cabeza, hasta que por fin llegó el oficial y con su llave maestra me dejó entrar de nuevo a mi querido cuarto.

 

Rápidamente me lavé los dientes, tomé mis llaves, y seguí con mi día.

No hay comentarios: