Verdadera Fe

 Lamentablemente, muchos hoy en día se llaman cristianos cuando nada en su vida da evidencia de ello. Se confían en el hecho de que "hicieron una decisión", pero no les importa seguir al Señor Jesucristo ni ser sus discípulos. No se dan cuenta que la Palabra jamás dice que lo que nos salva es una simple confesión, sino la fe.

 

Recuerdo que de niño me angustiaba el pensar que tal vez no había hecho la oración adecuada para ser salvo. ¿Habré dicho todo lo necesario? ¿Y si se me olvidó decir algo? No quería llegar al cielo y que Dios me dijera, «Lo siento, Emanuel, pero tu oración no fue buena. Se te olvidó decir…».

 

Qué interesante que las "oraciones de pecador" que uno encuentra en la Biblia no son muy elocuentes que digamos. El ladrón junto a Cristo simplemente dijo, «Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino» (Lucas 23:42), y el publicano arrepentido suplicó: «¡Oh Dios, ten compasión de mí, que soy pecador!» (Lucas 18:13, NVI).

 

No estoy diciendo que la oración en sí no es importante. Lo que digo es que la oración en sí no es "mágica". Lo que salva es cuando esa oración refleja la verdadera fe. De hecho, para poder hacer esa oración uno necesita fe.

 

Así que, no basemos nuestra salvación en palabras, sino en verdades bíblicas.

 

* * *

 

John MacArthur, en celebración por el 20 aniversario de su libro The Gospel According to Jesus (El Evangelio de Acuerdo a Jesús), está transmitiendo los podcast de sus predicaciones en las cuales se basa el libro. En ellas, MacArthur analiza lo que es la verdadera fe y cual es el Evangelio bíblico.

 

En inglés, puedes escuchar las predicaciones aquí.

No hay comentarios: