Un Rey Muy Sabio

Hoy en la mañana, antes de salir a trabajar, escuché una predicación por John Piper y mencionó el pasaje de I Reyes 3. Me pareció interesante porque leí ese capítulo ayer en mi devocional personal.

 

Salomón acaba de recibir el reino, así que Dios se le aparece (I Reyes 3:5) y le pregunta qué es lo que desea, para cumplírselo. ¡Increíble pregunta! A muchos les encantaría que Dios les preguntara algo así. ¿Apoco no? Es el sueño de todo Aladino.

 

Sin embargo, el Rey, quien en ese tiempo era un joven (vs.7), pidió sabiduría para gobernar. Su respuesta es impresionante en los versículos 6-9. Salomón pidió un "corazón entendido". Y como a Dios le gustó la petición del Rey, se la concedió de manera desbordante y además le otorgó riqueza y poder sobre sus enemigos.

 

Me impresiona que Salomón tenía la cabeza bien puesta sobre los hombros. No se creía la gran cosa por ser joven y rey. Era un muchacho sensato, inteligente, y con una gran reverencia hacia el Dios de su padre David.

 

¿Qué le pides a Dios? Cuando oras, ¿en qué están enfocadas tus peticiones? Creo que deberíamos seguir el ejemplo de Salomón, porque si hay algo que yo necesito, es sabiduría.

 

"Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. Pero pida con fe, no dudando nada" Santiago 1:5-6ª.

 

 

1 comentario:

Anónimo dijo...

Estimado!!! cómo le va? fijate que apenas leí en el norte que un joven regio escribio un libro que nadie queria publicarle y que lo envío a Amazon.com tengo entendido que ahi hay un espacio para escribir bajo ciertas reglas sencillas y luego si lo apruban lo ponen a la venta... soy miss Lupita... 'animo!!! DTB