Juanito el Pirata

Había una vez un niño, su nombre era Juanito.

Era algo feo, extraño y chaparrito.

Su familia era grande: papá, mamá y diez hijos,

Vivian, por consecuencia, en una casa de tres pisos.

No era una casa bonita, sino todo lo contrario,

Era horripilante (la peor de todo el barrio).

Esa tarde...

Al cumplir con sus deberes, Juanito decidió

Salir a jugar afuera, así que se alistó.

Bajó las escaleras silbando una canción

Que hablaba de piratas, aventura y emoción.

De barcos en mares distantes, de tormentas e islas perdidas,

De muerte, bebida y juego y otras acciones desmedidas.

Juanito salio saltando, contento de estar afuera,

Al salir gritó su mamá: «¡No te bajes de la acera!».

Es verdad que el pobre niño de la acera no se alejó,

(Aunque le rogó a su mamá, ella no lo dejó).

Pero pronto...

La acera se convirtió en el mar, una caja en un barco,

Un palo fue su espada, y una rama, su arco.

El tiempo transcurrió rápido, y pronto oscureció.

Juanito, algo cansado, a su casa se metió.

«Fue un día de aventuras», pensó Juanito satisfecho.

«Mañana saldré de nuevo. Eso ¡es un hecho!».

Juanito cerró sus ojos y así comenzó a soñar

Que era un famoso artista con el papel estelar.

Fin

1 comentario:

Raquel dijo...

Está muy lindo. Me hizo sonreír leerlo. La misma rima calza con el tema, tiene un sonido inocente y juguetón, como las canciones con que se juega a dar palmadas.
Saludos ^^